domingo, 3 de mayo de 2009

¿UNA INFLUENZA FASCISTA? I

Ha sido una semana teñida de terror; una sumatoria de miedos se apoderó de las gentes del mundo entero; miedo al aire, miedo a los congéneres, miedo a los cerdos, miedo a la vida. La vida fue vivida en alerta máxima, dictaminada por los telenoticieros que elevaron sus niveles de audiencia suprimiendo la entrega de imágenes de las respectivas realidades económicas, políticas y culturales nacionales y regionales. La gente aún deambula con tapa bocas, arreciando su desconfianza por todo lo que los rodea, por sus vecinos, por la vida misma. En México las imágenes televisadas parecieran derivarse de una realidad apocalíptica, como de un aterrador despertar de un episodio atómico; las calles se iban vaciando toda vez que el toque de queda aumentaba la fuerza de su eco. La gripe porcina se paseaba con pasos estremecedores y enorme apoyo mediático, mientras que la Gran ciudad de México se encerraba a sí misma, como en la Orán de la obre “La Peste” de Albert Camus. Todo parecía ciencia ficción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails