jueves, 23 de julio de 2009

Depresión en varones

Entrevista al destacado Psicoanalista Luis Hornstein, publicada por el site La Nación, el 08 de septiembre de 2007:


Diferencias de género en un trastorno devastador

En los varones, la depresión puede expresarse a través de la violencia

Lo afirma Luis Hornstein, que preside una fundación que estudia esta afección


Solapadamente, los hombres emprendieron una avanzada que esta vez no inquieta a las mujeres: pelean por la igualdad de los sexos en el terreno de la depresión, un drama colectivo internacional que le disputa a las enfermedades cardiovasculares los primeros puestos en el ranking letal de las causas de discapacidad, según la alarma encendida por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Alertados, los integrantes de la Fundación para el Estudio de la Depresión convocaron al mundo psi local a la Primera Jornada sobre Depresión: Abordajes Clínicos y Terapéuticos , que se realizará el 20 de octubre en la Academia Nacional de Medicina. Como anticipo, el psiquiatra y psicoanalista Luis Hornstein, autor del libro Las Depresiones y presidente de la citada fundación, bosqueja un mapa de la ascendente depresión masculina.

Tradicionalmente se ha premiado a las mujeres por su cambiante mapa hormonal, mayor capacidad de ponerles palabras a sus sufrimientos y facilidad para pedir ayuda con el dudoso privilegio de duplicar los índices de depresión de los hombres. Pero una nueva tendencia, registrada inicialmente por los Institutos Nacionales de Salud, en Estados Unidos, empieza a instalar la relativa igualdad de los sexos en el terreno de la depresión. ¿Esto también ocurre en la Argentina?

"Sí -responde Hornstein-, entre nosotros es poco frecuente que los varones expresen su tristeza, labilidad emocional o ideas depresivas; en general evitan mostrarse vulnerables, tienen dificultades para identificar sus emociones y expresarlas con palabras, y sólo mencionan los síntomas físicos de su malestar. En ellos, la depresión no se expresa tanto a través de síntomas explícitamente psíquicos sino por medio de alteraciones fisiológicas. Cerca del 50% de los episodios depresivos mayores no se detectan porque el estado de ánimo depresivo es menos evidente que otros síntomas. Las mujeres tienen cierto entrenamiento en consultar cuando van apareciendo sus dificultades, en cambio los hombres consultan cuando ya no pueden más, y las estadísticas demuestran que mueren alrededor de 7 años antes que las mujeres con multiplicidad de cuadros, como la enfermedad coronaria, que están asociados con la depresión."

-Su libro retrata al depresivo paradigmático como una persona quebrada, abrumada por el pesimismo, agobiada por una cansada sucesión de rutinas y pesares, pero también describe a la irritabilidad y las adicciones como propias de la depresión masculina.

-En muchos hombres la depresión está enmascarada, como si fuera la cara oculta de la intimidad contemporánea, porque su actitud no consiste en recluirse en el silencio del abatimiento sino en el ruido de la violencia, en el consumo de drogas o en la adicción al trabajo. Socialmente no está aceptada la sensibilidad de los hombres hacia sus sentimientos; en el terreno laboral hay una sanción social muy fuerte sobre el hombre que aparece conmovido por sus emociones y se le niega el derecho a expresar sus afectos.

-Esquemáticamente, parecería que los hombres dicen a través del cuerpo aquello que las mujeres verbalizan. ¿Los disparadores de los síntomas depresivos también están atravesados por las diferencias de sexo?

-El núcleo duro de la depresión está en la ecuación particular entre la imagen que cada uno tiene de sí y la que quisiera tener, entre lo que es en realidad y el ideal, entre las aspiraciones y los logros. El disparador suele ser una pérdida o una decepción, pero no cualquier pérdida sino aquellas que están ligadas a la autovaloración; el meollo de la cuestión está en las situaciones que quiebran, que jaquean la autoestima.

En los hombres, un punto nodal es lo laboral y en las mujeres lo afectivo. Pero también debemos tener en cuenta que en nuestro país la depresión dominante está vinculada a lo histórico social, a los duelos masivos y traumas devastadores que han hecho tambalear vínculos, identidades, proyectos personales y colectivos. Si una persona se siente incapaz de vivir de acuerdo con sus aspiraciones y se ve imposibilitada de realizar sus proyectos puede sufrir un colapso de su amor propio y deprimirse. Y esto lamentablemente es muy habitual, como le sucede, por ejemplo, a cualquier joven que se recibe y descubre que no podrá autoabastecerse hasta más allá de los 30 años.

-¿Cómo revertir lo que usted define como patología del sentimiento de sí?

-Las depresiones deben ser abordadas desde el paradigma de la complejidad. Uno de los ejes consiste en dilucidar qué se pierde cuando algo se pierde. Porque las pérdidas son parte de la vida, pero si en lugar de producir una tristeza transitoria, que cede cuando la persona se acomoda a la nueva situación, provocan un colapso del narcisismo, es necesario que esa persona pueda hacer una lectura de lo sucedido acorde con el contexto en donde sucede. Entonces, si un hombre pierde el trabajo a los 45 años, es importante que pueda situar lo sucedido en el contexto, que no tiene necesariamente que ver con su capacidad personal sino con la situación laboral.

-¿Existen alternativas preventivas que, si bien no llegan a inmunizar, protegen contra el avance de la depresión?

-Lo ideal es diversificar las fuentes de la propia valoración, los baluartes en los que se sostiene el narcisismo, porque el sentimiento de autoestima tiene muchos afluentes. Si alguien sostiene su autoestima en lo laboral y pierde el trabajo, no pierde solamente una fuente laboral sino su autoestima. Si en cambio tiene a su vez familia, proyectos personales alternativos y vida social, es probable que el efecto de su duelo laboral no repercuta tan hondamente en su valoración personal como para provocarle un colapso de su amor propio capaz de desencadenar una depresión.

Además, deberíamos pensar qué es ser varón y ser mujer en nuestra cultura y pelear esos arquetipos que instalan desde la infancia a las mujeres con la jerarquía del mundo interno y la conexión con sus afectos, y a los hombres en contacto con la realidad bajo el mandato de triunfar. Entre todos podemos construir una alternativa menos rígida, con un modelo de masculinidad que facilite la expresión de las emociones.

Por Tesy De Biase
Para LA NACION

martes, 7 de julio de 2009

Honduras: élites mañosas, pueblo de valientes

Foto: Telesur

No es vano precisar que las depresiones también son colectivas, que las heridas emocionales, que los sufrimientos psíquicos son también acontecimientos sociales , más aún en un mundo globalizado donde los grandes medios masivos de información dirigen verdaderas bombas mediáticas contra los pueblos. Ahora le está tocando a Honduras; los militares y los medios privados, en poder de las mismas minorías que orquestaron el golpe de Estado, tan feroz e infame como todos, están vulnerando la historia, los Derechos Humanos, la esperanza y la dignidad misma de las grandes mayorías , que observan con consternación como en un minuto el proyecto Constitucional en el que han creído y la apuesta por una América unida, más equitativa y justa, fue desterrado con una violencia brutal, salvaje, oprobiosa. Un grupúsculo de individuos ególatras está tratando de obstruir el mismo proyecto de humanidad: la cultura, las ideas, el entendimiento con palabras, y el sacrificio personal de cada uno de los Hondureños para construir una sociedad que dé cuenta de una civilización real, es decir un estado de cosas en el que los hombres no nos destruyamos los unos con los otros. Los traumas empero, no se producen tan sólo por la comisión de un atentado, por un acontecimiento violento, por un golpe de terror fáctico; hace falta lo que hoy sobra en Honduras: desconcierto y desconfianza, amén de la confusión que han querido desatar los medios, pero que hasta el momento el pueblo ha combatido con la razón democrática. Desconfío mucho de los discursos democráticos porque están plagados de falacias, de fruslerías y patrañas, pero si algo ha dejado la modernidad ha sido lo que se puede extraer de la ilustración democrática para el beneficio de la humanidad. Desmentir el descabellado fin de la historia cuyo punto final según Fukuyama es la democracia liberal, es hacer uso de un raciocinio democrático. Consultar al Pueblo es democrático, poner en marcha la bota militar para impedir que se consulte al pueblo no es democrático. Violar la Constitución, el Derecho Internacional, los Derechos Humanos, la dignidad de un Pueblo y después afirmar con asombrosa hipocresía que se está protegiendo la democracia es un acto demencial. Pero más aún difundir esa malintencionada percepción de nominar lo perverso como lo culturalmente plausible, ocultando lo real, en una carrera loca por nublar mentes, eso es fascismo, del puro, del Hitleriano. Ello es tarea de los medios de información, que trasmiten 70% de ficción y 30% de mentiras infantiles en sus canales de tv, mientras el Pueblo ofrece su sangre, su fuerza, su inteligencia por defender su democracia. La ficción es una creación humana que se ofrece como tal, en cambio las mentiras son aquello que ofrecen como real. En un episodio inhumano como el que están viviendo los hermanos hondureños, la ficción es dirigida como bomba de humo contra la nación, y las mentiras comienzan a delatar el delirio de los aferrados al poder, a la exclusión y al crimen. Wilhem Keitel fue el militar nazi que emitió la doctrina: "Noche y Niebla" consistente en el ocultamiento de la verdad sufrida por millones de seres humanos en territorio alemán y luego pan-alemán: Homicidios, torturas, desapariciones, tratos degradantes, en pocas palabras; desprecio total por la vida y la humanidad. Para otros miles en cambio, el Estado alemán estaba alcanzando una gloria sin límites, procurando el bienestar de las grandes mayorías. Falso, todos lo sabemos, pero el convertir una falsedad en algo mediáticamente cierto, fue la esencia del Fascismo europeo y desde entonces, la frase Keitel : "noche y niebla" se esparció a la ideología liberal, cuyos Estados, pretendidamente democráticos, ocultan toda la podredumbre moral de sus dirigentes bajo una retórica constitucionalista, con halagos a la Constitución que se ultraja; ésto hacen los canales de tv hondureños, otros tantoS extranjeros, las cúpulas de la Iglesia hondureña, y las élites acaparadoras locales cuya cabeza visible ya no se nos podrá quitar del pensamiento quién sabe por cuánto tiempo y que bien han nombrado: Goriletti.

Imagen: Rebelion.org

En el teatro de operaciones de la guerra mental, virtual, en suma mediática, los militares han incurrido en la desfachatez -entre decenas- de afirmar que la Organización de Estados Americanos ( O.E.A) está dividida en cuanto a la aprobación de este gobierno de facto , cuando todos vimos en directo por el multiestatal Telesur ( que de no ser por su honestidad y actitud comprometida con la libertad de los pueblos, poco o nada supiéramos de la cruda realidad del golpe) , que el rechazo y la condena fue unánime, al igual que en todos los organismos gran-nacionales americanos y en la ONU. La integración de los Estados democráticos sociales en instancias como la Alternativa Bolivariana para los Pueblos, ALBA, comienza a hacerse sentir, y en esta guerra mediática, si cae un ciudadano, la noche y la niebla, el fascismo, se ve disipado con la solidaridad de los gobiernos populares de América , quienes desde hace menos de una década, ( desde el golpe aristocrático militar en Venezuela, donde los medios privados fueron actores golpistas activos) han ido develando el verdadero papel- alienante y pugnaz- de los medios masivos de información, el cual no es otro sino la dominación psíquica de la población, enmarcada en complejas estrategias de guerra a través de las cuales se persigue lo de siempre: concentración de riquezas en pocas manos. En el siglo pasado no existía esa solidaridad internacional; los gobiernos latinoamericanos eran manejados por el libreto de la Seguridad Nacional, ahora en cambio reprimir física y mentalmente les sale muy caro a los dictadores y a las élites fascistas, porque hasta los gobiernos pro imperialistas han de rechazar cualquier instauración violenta de un "mandatario" ( Goriletti no es mandatario del Pueblo Soberano, sino de una minoría poderosa, a la sombra de quien sabe quién), so pena de ver descubiertas sus intenciones y políticas lesivas al orden democrático. Ya vimos a un par de gobiernos pseudo democráticos latinoamericanos rechazar el golpe, el mismo episodio degradante de la cultura al que algunos medios extranjeros trataron de embellecer con sentencias tan pueriles como: "sucesión forzada" u " Honduras tiene dos presidentes".

Imagen: Venezolana de Televisión

Mientras unos desinforman o mal informan otros exponen su vida por llevar imágenes y voces auténticas de la Resistencia popular: Telesur ha sido blanco de hostigamientos, señalamientos y atropellos en lo que se ha convertido en una persecución implacable de los que transmiten la voz de los que no tiene acceso al derecho de información. Los reporteros Adriana Sívori y compañía, han sido retenidos, sometidos a un fuerte terrorismo psicológico, las balas del Ejército enemigo del Pueblo han pasado a un metro de distancia de los periodistas de esta cadena panamericana , pero aún así continúan paliando parte de los malestares populares, porque la confusión y la incertidumbre generada por los medios privados es pasto del trauma y de la neurosis colectiva...

la incertidumbre golpea más que el golpe mismo, y es un arma de mayor eficacia que el fuego enemigo; es un proceso mediático en el que se pretende anular conciencias, para así liquidar la exigencia de la justica , la igualdad y la verdad como fundamentos de una vida en comunidad medianamente factible. Sin estos elementos la desconfianza campea, y esto es el trauma: golpe y desconfianza sostenida en el tiempo; para avanzar habrá que volver a confiar, y para confiar habrá que empezar a transformar; el Presidente vigente Mel Zelaya empezó a atisbar un incipiente proyecto de transformación social y por eso le dieron el golpe, por eso lo sacaron a golpes, semi desnudo, como al peor de los seres ( como ellos, los que golpearon) , de su casa, de su país, el que es castigado por ensoñarse con el ALBA. Pero el proceso de transformación sigue vivo, apenas comienza a avivar su forja, de eso ha dado cuenta el ánimo corajudo del Presidente Zelaya y del Pueblo Hondureño . Si los golpes no paralizan, dinamizan, y eso es lo que podemos inferir de las imágenes de la Resistencia hondureña: una dinámica de apropiación popular del poder político , el poder que cercenó el Ejército privado de las élites mañosas. al despuntar el ALBA del 28 de junio , cuando de una manera más serena el pueblo iba a hacer efectivos sus derechos constitucionales.

Este escrito fue tecleado con pasión, sin consideraciones con la mentira, sin darle oportunidad a la tibieza de la "relatividad política", con amor al menos ,al ideal de humanidad, y con esa tierna furia que en los terrenos de la razón se mece, contra el golpe militar- mediático.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails