martes, 25 de noviembre de 2008

Las Flores de Freud


Uno de los sitios más consultados y visitados por el autor de este blog es : "El Diván". Allí es factible encontrarse con decenas de artículos sobre psicoanálisis, psicología, estudios culturales y sociales, marcados por un vivo interés ético sobre la ciencia, la que se presenta de forma crítica , escudriñando para ello verdades bajo la fría lógica que se suele expresar actualmente y que oculta intereses económicos, políticos, etc.

Encontré en el mencionado sitio una entrevista al padre del picoanálisis -hecha en sus últimos años de vida- que resulta vital por la asombrosa capacidad de síntesis del entrevistado, en medio de una declaración de felicidad del mismo anclada a su familia y a sus flores y porque pareciera condensar buena parte de su extensa , densa y compleja teoría mostrándola como tesis sencilla al entendimiento.

"el psicoanálisis simplifica la vida. Adquirimos una nueva síntesis después del análisis. El psicoanálisis reorganiza el laberinto de impulsos extraviados y trata de volver a enrrollarlos al carrete al que pertenecen."

De pronto el lector se halla como en un encuentro onírico, frente a frente y en son de confianza con un Freud sencillo, que sin embargo impone su autoridad de padre y genera esas dinámicas contradictorias que orientan el quehacer psíquico de todos los seres humanos- sin excepción- .

Exquisita entrevista, humana y con un dejo de nostalgia que nos permite orbitar en torno a un Freud empeñado en efectuar la "transmisión de mando de su revolución psicoanálitica" , hecho que hace explícito en todo lo que oculta tras la aceptación de su thanatos victorioso (su inevitable fin repleto de flores). Es decir, en el discurso de Freud se observa ,más allá de sus palabras que contradicen ese deseo de inmortalidad , el deseo de la perpetuidad misma. Gracias al padre por concedernos a los legos -no doctores-, esa misión dinámica sobre la verdad, aunque por lo leído algunos psicoanalistas doctorados contemporáneos proponen esa "pulsión erótica" sobre la ciencia, que nos defiende de la sensación de muerte producida por la misma en la actualidad, con sus panfletos esquemáticos, su encubierto positivismo, y sus inhumanos procederes, lo cual se evidencia más en los terrenos sacros de la medicina, y aún más en los de la psicología y la psiquiatría... En estos terrenos no podrían crecer las flores de Freud.

Sin más, la entrevista publicada por "El Diván":

Entrevista a Sigmund Freud

por George Sylvester Viereck

“EL PSICOANÁLISIS SIMPLIFICA LA VIDA”

“Setenta años me han enseñado a aceptar la vida con alegre humildad “ comenzó diciendo el profesor Freud.

La escena en que tuvo lugar nuestra conversación fue su casa de verano en el Semmering, una zona montañosa de los Alpes Austríacos donde le agrada reunirse a la Viena elegante.

Desde el momento en que una afección maligna de la mandíbula superior hizo necesaria una operación, Freud usa una ortopedia mecánica para facilitarle el lenguaje.

“Detesto mi mandíbula mecánica porque la lucha con el mecanismo me consume tanta preciosa energía. Sin embargo, prefiero una mandíbula mecánica a no tener ninguna. Todavía prefiero la existencia a la extinción.”

“Quizá los dioses son bondadosos con nosotros”, siguió diciendo el padre del psicoanálisis, “al hacernos la vida cada vez más desagradable a medida que envejecemos. Al final la muerte parece menos intolerable que las múltiples cargas que arrastramos “.

Freud rehúsa admitir que el destino se haya ensañado con él con especial malicia.

“ Por que - dijo tranquilamente - debería esperar algún favor especial ? La vejez, con sus manifiestas incomodidades, nos llega a todos. Golpea a un hombre aquí y a otro allá. Sus golpes siempre se descargan en un lugar vital y la victoria final pertenece inevitablemente al Gusano Conquistador.

“No me rebelo contra el orden universal. Después de todo - continuó el maestro indagador del cerebro humano - he vivido más de setenta años. Tuve suficiente para comer, gocé de muchas cosas - la camaradería de mi mujer, mis hijos, las puestas de sol -.Observé crecer las plantas en primavera. De vez en cuando disfruté de estrechar una mano amiga. Una vez o dos encontré un ser humano que casi me comprendió. Que más puedo pedir ?”

Yo le dije : Usted ha tenido fama. Su trabajo afecta a la literatura de toda la tierra. Por su causa, el hombre mira a la vida y a si mismo con ojos diferentes. Y recientemente, en su septuagésimo aniversario, el mundo se unió para homenajearlo, con la excepción de su propia universidad !

“ Si la Universidad de Viena me hubiera reconocido sólo me habría puesto en un aprieto. No hay razón para que ellos decidieran aceptarme a mí o a mi doctrina porque tengo setenta años. No le concedo ninguna importancia especial a los decimales.”

Cree en alguna forma de persistencia de la personalidad después de la muerte ?

“ No he pensado nada sobre eso. Todo lo que vive, perece. Por qué debería yo sobrevivir ?”

Le gustaría volver de alguna forma, reintegrarse desde el polvo ? En otras palabras, no desea la inmortalidad ?

“ Francamente, no. Si uno reconoce los motivos egoístas que subyacen a toda conducta humana, no tiene el más leve deseo de retornar. La vida, moviéndose en círculo, podría volver a ser la misma.”

“ Por otra parte, incluso si la eterna recurrencia de las cosas, para usar la frase de Nietzsche, volviera a reinvestirnos con nuestras vestiduras carnales, de qué beneficio podría sernos esto , sin memoria ?

No habría enlace entre el pasado y el futuro.”

“ Por lo que a mí concierne, estoy perfectamente contento de saber que el eterno fastidio de vivir terminará algún día. Nuestra vida es necesariamente una serie de compromisos, una interminable lucha entre el yo y su entorno. El deseo de prolongar la vida indebidamente me parece absurdo.”

“ No hay razón para que deseáramos vivir más tiempo. Pero hay muchas razones para desear vivir con la menor cantidad posible de incomodidades.

Soy tolerablemente feliz porque estoy agradecido por la ausencia de dolor y por los pequeños placeres de la vida, por mis hijos y por mis flores.”

Bernard Shaw afirma que nuestra vida es demasiado corta. Piensa que el hombre puede, si lo desea, alargar la duración de la vida humana haciendo jugar su voluntad sobre las fuerzas de la evolución. Piensa que la humanidad puede recobrar la longevidad de los patriarcas.

“ Es posible -replicó Freud- que la muerte misma pueda no ser una necesidad biológica. Quizá morimos porque queremos morir.”

“ Incluso del mismo modo que el odio y el amor por la misma persona habitan en nuestro interior al mismo tiempo, la vida combina, con el deseo de mantenerse, un ambivalente deseo de su propia aniquilación.

“ Igual que una banda de goma extensible tiene la tendencia a volver a asumir su forma original, toda materia viva, consciente o inconsciente, anhela recobrar la completa y absoluta inercia de la existencia inorgánica. El deseo de vida y el deseo de muerte conviven lado a lado dentro de nosotros.

“ La Muerte es la compañera del Amor. Juntos gobiernan el mundo. Este es el mensaje de mi libro “ Más allá del principio del placer.”

“ En el comienzo el psicoanálisis dio por sentado que el Amor era lo más importante . Hoy sabemos que la Muerte es igualmente importante.

“Biológicamente, cada ser viviente, no importa cuán intensamente bulla la vida dentro de él, anhela el Nirvana, anhela el cese de ‘ la fiebre llamada vida’, anhela retornar al seno de Abraham. El deseo puede ser disfrazado por circunloquios variados. Sin embargo, el último objeto de la vida es su propia extinción !”

Eso, exclamé, es la filosofía de la autodestrucción. Justifica el autosacrificio. Lógicamente conduciría al mundo al suicidio.

“La humanidad no elige el suicidio porque la ley de su ser aborrece el camino directo hacia su objetivo. La vida debe completar su ciclo de existencia. En todo ser normal, el deseo de vida es suficientemente fuerte para contrabalancear el deseo de muerte, aunque en el final el deseo de muerte pruebe ser más fuerte.

“Nos ilusionamos con la idea de que podemos vencer a la Muerte a voluntad . Lo cual quizá sería posible si no fuera porque tiene un aliado en nuestro propio interior .

“En ese sentido - agregó Freud con una sonrisa - estamos justificados en decir que toda muerte es un suicidio disfrazado.”

Empezó a hacer frío en el jardín. Continuamos nuestra conversación en el estudio. Observé sobre el escritorio de Freud una pila de manuscritos con su prolija escritura.

Sobre qué está trabajando ?, le pregunté.

“ Estoy escribiendo una defensa del análisis profano, el psicoanálisis practicado por profanos. Los doctores quieren declarar ilegal todo análisis que no sea hecho por médicos recibidos. La historia, el viejo plagiador, se repite siempre igual después de cada descubrimiento. Los doctores luchan al comienzo para que no se imponga una nueva verdad. Después , tratan de monopolizarla.”

Tuvo usted mucho apoyo del campo profano ?

“Algunos de mis mejores alumnos son legos.”

Sigue practicando intensamente el psicoanálisis ?

“ Ciertamente. En este mismo momento estoy trabajando sobre un caso difícil, desenmarañando los conflictos psíquicos de un interesante nuevo paciente.

“Mi hija también es psicoanalista , como usted ve...”

En ese momento la señorita Anna Freud apareció seguida por su paciente, un muchacho de once años, inequívocamente anglosajón por sus rasgos. El chico parecía perfectamente feliz , completamente inconsciente de un conflicto o alteración en su personalidad.

Alguna vez, le pregunté al Profesor Freud, se analizo usted mismo ?

“ Naturalmente,. El psicoanalista debe constantemente analizarse a sí mismo. Analizándonos estamos más capacitados para analizar a otros .

“ El psicoanalista es como el chivo expiatorio de los hebreos. Otros cargan su pecado sobre él.”

Siempre tengo la impresión, observé, de que el psicoanálisis induce en todos aquellos que lo practican el espíritu de la caridad cristiana.

No hay nada en la vida humana que el psicoanálisis no pueda hacernos comprender.- “ Comprender todo es perdonar todo” -

“ Al contrario - tronó Freud mientras sus rasgos asumían la orgullosa severidad de un profeta hebreo -, comprender todo no es perdonarlo todo. El psicoanálisis nos enseña no sólo lo que podemos soportar sino también lo que debemos evitar. Nos dice qué es lo que debe ser exterminado. La tolerancia del mal no es de ningún modo un corolario del conocimiento.”

Para ver la continuación de esta entrevista en sus sitio original hacer click aquí

Si quieres deja un comentario

2 comentarios:

  1. hola león plata, recién has pasado por mi blog http://anacliticas.blogspot.com y me pides hablar en otros sitio, y vaya, te encuentro a tí en un blog! tu propio blog! ¿por qué no hablamos en nuestros blogs? tenemos cosas en común, y otras quizás no. dilucidémoslo. yo tengo mucha experiencia en el tratamiento de origen Freud y muchas, muchas son mis críticas a su método, he sufrido mucho padecimiento por causa de su ortodoxia... estoy más a favor de la dulzura de ferenczi, de la crítica de maud mannoni a la teoría en su La teoría como ficción... a laing, más delirante quizás, pero más humano, más cercano que lo que fue nunca Freud. Le tenía cariño, pero ya no se lo tengo... Me hicieron mucho daño por causa de él. Sigamos hablando. Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
  2. ah vaya, muchas gracias! Yo tengo un concepto un poco más favorable de Freud a nivel de doctrina pero no tengo mayor conocimiento a nivel de terapia.Sin embargo, no soy fanático y lo que trato de hacer es promover los derechos de quienes padecen algún tipo de sufrimiento psíquico - quien no en esta época- sobre todo el derecho a acceder a una información justa, medianamente equilibrada y aproximada a la realidad,la que por demás, han tratado de ocultar o negar diversas "instituciones" por diversos motivos, casi siempre de índole económica.
    Tu blog me resultó muy bien fundado ya que abordas la temática desde variables muy complejas, y desde que entré por primera vez ha sido fuente de consulta permanente por la seriedad de tus artículos.
    Buena suerte y hasta pronto

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails