jueves, 13 de enero de 2011

PSICOANÁLISIS Y DEJAR DE FUMAR

-Nota compartida por el Psicoanalista Bernardo Mateu

"No vengas aquí para eso, solamente. Solamente para eso ponte parches, tómate algo que te digan, haz ejercicios o déjate poner una orden más a tu inconsciente mediante hipnosis."



Al psicoanálisis a tu psicoanalista, si vienes, vienes para saber cual es la causa que te provoca el malestar cuya manifestación es fumar, para entender fumar como un síntoma, como tu mejor solución a ese malestar cuya causa desconoces.

Un conflicto inconsciente produce malestar psíquico y físico, el malestar se manifiesta en tu cuerpo y en tu sentir, como enfermedad, dolor, inhibición, síntoma o angustia.


Habitualmente el que quiere dejar de fumar suele decir:

“Se que es malo pero...me gusta, me gusta fumar por...”
Hay un goce, un placer en fumar, un placer mortífero, como tantísimos otros... Lo que ocurre es que hay muchos fumadores, el mercado perverso se lucra con su venta, es como un mal compartido, un mal que muchos “padecen” y, porque no decirlo, disfrutan ¿no?

Entonces está claro que hay un placer en fumar, a este tipo de placer en psicoanálisis lo llamamos goce. Uno goza de muchas cosas y en cierta cantidad. La dificultad viene en no poder ponerle límite y en sus efectos mortíferos, por ejemplo:
-Puedes gozar con un plato de lentejas, pero si te tomas 4 platos de lentejas...
-Vas en coche y disfrutas conduciendo, pero si vas a 200km/h...

Lo que pasa es que no se quiere saber de lo inconsciente, de eso que está ahí y se puede captar por sus efectos, de eso que nos determina a hacer unas cosas u otras, a gozar de una u otra manera, a elegir una u otra cosa... a todo.
El que quiere dejar de fumar no quiere hacerse la pregunta: ¿dejar de fumar o dejar de gozar de esta manera?...¿y por qué gozo de ésto... con ésto que tiene estos efectos en mi salud..?
Algunos propósitos prototípicos 2011: dejar de fumar tanto o dejar de fumar, no comer tanto, no beber tanto. Van del lado de tratar de ponerse límites de goces excesivos y mortíferos. En estos goces solo interviene uno (bueno ahora el otro ha puesto una ley para que se goce solito de esos efectos del inconsciente de cada uno).Ya para nota sería que alguien se propusiera dejar de gozar al gritar y exigir a sus hijos, dejar de gozar tanto al ver tanta televisión, dejar de aguantar a esa pareja, jefe o compañero con tanto “ carácter”, dejar de gozar con eso que haces pero que no te gusta...

Voy a decirlo al revés: ¿Qué quiere decir que un fumador diga que no deja de fumar porque le gusta?. Lo difícil es dejar el goce que fumar produce, lo difícil es hablar de ello aunque parezca increíble, hablar del porqué se goza así, hablar de esto al analista, hablar de esto como algo a desarticular, para conseguir otros goces de otro tipo, no para dejar de gozar. Por eso el que no va al psicoanalista conseguirá, quizás, dejar de fumar, pero ese goce, ese tipo de goce se cobrará su mismo valor en otro sitio y de otra manera desconocida, se gozará con los mismos efectos mortíferos pero sin saber dónde ni como, en plan “cómico” diría el sujeto:
-Antes gozaba de fumar porque me gustaba, ahora gozo de insomnio, ahora gozo de nervios, ahora gozo de comer más, ahora gozo de que mi pareja discute, ahora gozo... (cada uno en su particularidad y sin saberlo...)

Si quieres dejar de fumar y de ese goce, otra solución con otros efectos sería ir al psicoanalista que creas que te puede escuchar mejor y descubrirte eso que te determina de esa manera. Podrías librarte de esos efectos no deseados de tu inconsciente, de esos efectos que tiran en contra de tu deseo particular y genial. El psicoanálisis es sin duda un camino, un recorrido mucho más interesante, lleno de sorpresas, para curiosos, para intrépidos/as...
Si tuviera que hacer una especie de slogan publicitario diría algo así como:” ...imagínate que fuera un síntoma, algo por descifrar, que fumar fuera un mensaje producto de algo por conocer, ¡Quiérete ser escuchado ¡...” Por favor... mucho más apasionante y entretenido, como mínimo, que un parche-nicotinado, una pasti-nicotina, unos brebajes, unos pinchazos con agujas, unos ejercicios intensivos desgastantes, pensar en la suegra cada vez que te apetezca fumar o recibir una orden más a la “mochila”, por un hipnotizador que tu autorices.

Bernardo Mateu
Psicoanlista

2 comentarios:

  1. buena entrada y buena explicación, pero te diré que yo ya intenté el sicoanaliis, sin resultado, durante cuaro años, lo unico que conseguí es tener más preguntas, me faltan las respuestas, pero todo se andará. un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola!!! bueno yo creo que cada quien es responsable de querer salir de esto. yo lo intente y lo e logrado, bueno claro que no fue nada facil pero tuve furza de voluntad, tube deseos de querar salir de eso y lo logre ahora ya no lo hago llevo casi los 4 años sin fumar... saludos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails