viernes, 26 de noviembre de 2010

Néstor Kirchner: “un lugar en el mundo” para Argentina

"Si, Néstor, el "Loco" o el "Pingüino" sin saberlo practicaba el psicoanálisis pues escuchaba estando sumergido como lo hace el analista en el mismo pantano infernal y de cielo que habita el analizante, quizás por eso no es medallita de oro que le cae bien a todos, más bien es un no todo."
 Alberto Sladogna


En nuestros tiempos hablamos de la muerte de Dios y de la caída del padre como actos referenciales del capitalismo postmoderno; sin embargo con el adiós del ex presidente de Argentina Néstor Kirchner del mundo que nos habita no pude evitar intuir – sólo intuir- que entre los abrazos, las filas, las pancartas, el llanto, la lluvia y el dolor colectivo que abrumaron a la tierra natal del Che y Maradona, podría vislumbrarse un sentimiento mucho más familiar que una pena política por la muerte de un caudillo, entre otras cosas porque Néstor no lo fue, no al menos en la acepción que la tradicional ciencia política le tiene asignada al término “caudillismo”; tal definición fue operada por los medios privados comerciales de información para tejer la telaraña de la intriga oportunista que presentó a Cristina Fernández, contrario a toda prueba de la realidad, como una indefensa mujer incapaz de conducir la vida pública de su país sin la presencia física de su esposo, y a los pueblos argentinos como masas despojadas de valor que al verse privadas de la conducción única y absoluta del jefe, se hallarían de pronto desorientadas en una cruce de caminos que las llevaría a un desorden propicio para hacer tambalear la nueva y muy joven institucionalidad argentina. Tal fue el mensaje mediático en desarrollo de esa guerra sucia que Néstor tanto denunciara. Diferente fue el mensaje sentido y no obstante pletórico de agudos raciocinios de Evo Morales al precisar que “Suramérica quedó huérfana”; con estas palabras rebasamos con mucho la conspiración mediática que pretendía aprovechar el fallecimiento de Kirchner, y se hace factible observar en alguna medida, que había - que hay- una consideración del ex presidente como “padre”.

El cine argentino denominado “de crisis”, o al que yo ubico entre la transición a la “democracia” y los momentos más agónicos de la misma, (entre mediados de los 80 y primeros años del siglo XXI) nos da muestras de cierta búsqueda de un “padre” perdido entre las tinieblas de la dictadura y el desastre económico y social generado por el neoliberalismo impuesto por el mismo fascismo capitalista ( permítanme redundar en este punto), infausto albor del nuevo milenio que escenificó el terror de los niños que comían ratas – no, no fue una sórdida metáfora- ver: (http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/newsid_2029000/2029149.stm) Las apuestas cinematográficas no evidenciaron, empero, una narrativa beligerante ni desesperada sino más bien reflexiva. El desencanto ante la transición y la miseria que derivaba de una Argentina traicionada por sus dirigentes, que se mecía hasta adormecerse para lidiar con el abandono de los anhelos de justicia social, económica y política, fue el lumen paradojal que impulsaría el cine sureño como propuesta artística donde lo psíquico y la expresión de las relaciones intersubjetivas en el estado de desaliento popular se alzarían como bandera de lucha cultural en la que, no obstante, primaba el conocimiento intrínseco de Argentina como sí misma. La industria fílmica sacó muy bien sus cuentas, y entre centenares de películas producidas, decidió apoyar a un grupo de cineastas “analistas” que le otorgarían reconocimiento internacional. Pero el saber social de la crisis no fue concebido como panfleto y se optó por exponer los conflictos sociales interiorizados a través de personajes individualizados, delimitados en sus esferas morales, puestos en escena para hablar de sí mismos, hecho que muy creativamente los hacía hablar de los otros, de toda Argentina… La tragedia social se exploró intentando una alternativa fílmica subjetiva. El sujeto se abalanzó entonces contra los muros instalados por las corporaciones, y los organismos de Crédito internacional tratando de romper la encerrona a que se veía sometido por estas transnacionales. Varios cineastas plantearon un debate similar: “estamos huérfanos” ¿dónde está el padre? Sólo mencionaré algunos títulos de Adolfo Aristarain, Marcelo Piñeyro y Daniel Burman para ilustrar esta cuestión. El primero más filosófico, el segundo un tanto más dinámico y expresivo, y el último vivificando un diálogo intercultural entre diversos sectores. 

En “Un Lugar en el Mundo” (1992) Aristarain fija espacios rurales, alejados, como posibilidad de vivir a Argentina, no de hallar un rinconcito para readecuar su lucha por un mundo mejor, sino de darle un lugar a su país por medio de debates políticos que dieran cuenta de historia íntimas, de historias de familia. Escape y encuentro; el escape es el encuentro con el sujeto mismo, pero también es el reconocimiento de una soledad recorrida en las afueras para dar al hijo , a los hijos, la conexión con su ruta de viaje, indefinida, que le corresponde al hijo mismo volver a hallar; sería responsabilidad de las nuevas generaciones, pues, encontrar al padre y esto sólo sería posible revisando los caminos del mismo. En “Martín Hache” (1997) Aristarain alza al hijo contra la derrota del padre, contra su muerte, que es la muerte que lo rodea resistiéndose a sí misma por el arte cinematográfico. Para el padre, Argentina es una trampa y el país son los amigos, que importan, pero que igual pasan. “La patria es un invento”, y el hijo , en su ímpetu juvenil, en su rebeldía crédula debía retar al padre para demostrarle que la patria podría entonces ser re-inventada, y para tal menester tendría que estar cerca a él, viviendo de paso a su Argentina desde afuera, con él, con su padre, con su derrota. Convivir con la derrota para luego derrotarla; para derrotar la muerte del padre; resistencia contra esa postmodernidad de alguna manera aceptada por el mismo. Piñeyro por su parte habló sobre el terror de la dictadura a través de un pequeño que enseñaba por medio de un juego de magia una ruta de escape para sus padres, comprometidos con las luchas revolucionarias de la época. El niño queda bajo el cuidado de su abuelo, en Argentina, pero construyendo su propia región geográfica para sobrevivir la pérdida de sus padres; es Kamchatka, y así tituló Piñeyro su película, en el año 2002. Años antes, en 1997, el mismo director había orquestado un drama familiar y judicial, donde el deceso del Padre sumía a sus tres hijos y todos los personajes que los rodeaban en una tragedia donde los lazos de fraternidad se ponían a prueba, mientras que el corrupto sistema judicial y político, que había incidido en la muerte mencionada, aprovechaba la misma para resquebrajar a su antojo el amor y la solidaridad entre los tres hermanos huérfanos; por el apellido de los protagonistas ( Makantazis) y una memorable escena de danza griega donde padre e hijos celebran sus lazos afectivos, se infiere un alegato a favor de la historia de inmigración que dio más fuerza a una Argentina multicultural en el siglo XX. Los padres de afuera también ayudaron a forjar el país, pero también fueron “desapareciendo”. Muy apropiado el título del film: “Cenizas del Paraíso”. En cuanto a Burman, es necesario advertir que buena parte de su obra se difunde en los años del gobierno de Néstor Kirchner, de quién poco se esperaba. En el año 2003 se estrena “El abrazo Partido”, un película que también aprecia el valor cultural de inmigrantes nacionalizados argentinos y que hallan esa búsqueda del padre perdido, a quien hay que encontrar en algún lado, así sea con temor y resentimiento, para al fin participar del abrazo alentador tan anhelado, aunque el padre lo podía ofrecer con un solo brazo. No es un padre a medias, es un padre que querría conciliar; ya no es un padre protector como el de los Makantasis, ahora es un padre conciliador que pueda dar todo lo que tiene con lo que pueda tener; un padre desconocido en quien poder confiar ¿Kirchner? Justo ese año se posesiona Néstor Kirchner como presidente de una Argentina desposeída, inestable, avasallada por las leyes del mercado, “tutelada” por EEUU, como lo demuestra el documento suscrito por Jim Saxton, Vicepresidente del Comité Económico Conjunto del Congreso de los Estados Unidos de América: “La crisis Económica Argentina: Causas y Remedios” (junio de 2003) en el cual no se implica al neoliberalismo como causa de la crisis y se receta más neoliberalismo como “solución” Ver: http://www.vekweb.com/days/crisis.htm Entre 1999 y 2003 el Estado argentino vivió un desorden Político tal que tuvo cuatro presidentes seguidos para sólo ese interregno. Justo en el último año, con la llegada de Kirchner a la Casa Rosada medianamente los Pueblos de Argentina comienzan a vislumbrar un mensaje de tranquilidad, de vitalidad, podría decirse parafraseando a Hugo Chávez, “de resurrección”. (Ver: http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/specials/2003/balance_2003/newsid_3341000/3341587.stm ).  


En 2007 Burman filma de nuevo unos diálogos entre padre e hijo, (“Derecho de Familia”) esta vez ubicándolos en escenarios un poco más reposados, dejando entrever la serenidad de una clase media que de a poco ha ido encontrando la confianza para hablar de un mañana posible. En esta película, la ley, el Derecho, las normas jurídicas, y sus visiones tradicionales enfrentadas a las alternativas, hallan un inusitado espacio de interés. Hay una “nueva legalidad” que sin embargo retoma el anhelo en el pasado dictatorial por darle consistencia a unos derechos inexistentes. Y es precisamente en 2007 cuando Néstor culmina sus labores al mando del Estado, dejando sembrada la semilla de una nueva racionalidad jurídica; Él volteó las vieja página del Derecho burgués, para -sin derrumbarlo- usar varias de sus herramientas como respuesta justa a las reivindicaciones populares; una tarea que en el gobierno de Cristina Fernández se ha afianzado tanto que en poco tiempo analistas y críticos del Derecho liberal hablarán de una “Revolución Jurídica”. Argentina con Néstor comenzó a re-crear su Derecho de acuerdo a sus propios reclamos históricos, haciendo valer su historia. En “Derecho de Familia” el padre (abogado) muere dejando a su hijo (también abogado) en la tierra, pero no en soledad; ahora el hijo no está desvalido, tiene instrumentos para seguir avante, ha podido establecer su propia familia y ya es padre; nada es idílico, pero la manigua ya deja entrever nuevos caminos. Néstor Kirchner (abogado) nutrió al Derecho de Justicia; fue justo el reclamo del poder normativo – de crear Derecho- para beneficio de los Pueblos, acto que, se ha ido logrando con la luchas jurídicas que el capitalismo creía tener ganadas desde hace dos siglos. Néstor murió y dejo huérfana a Latinoamérica, pero no en soledad, no desvalida; legó instrumentos para seguir adelante.
Hay más títulos cinematográficos para estudiar, pero con los aquí expuestos, es suficiente para pensar que parte del cine argentino canalizó los deseos y reivindicaciones de una cruda etapa histórica, siendo al mismo tiempo una suerte de vaticinio del Néstor llamado a transformar el orden injusto de las cosas; dudo que a los directores les caiga en gracia estos parangones entre sus piezas fílmicas y Néstor Kirchner como ese padre buscado en los guiones, pero a quien escribe no le parece apropiado dejar de ver en el cine argentino la memoria histórica que colaboró con sus deseos en la forja de la obra política del ex –Presidente. Pero Néstor no estaba predestinado a ocupar el espacio vacío que buscaba entonces el movimiento fílmico; Néstor fue ante todo un intérprete, un intérprete de los deseos y demandas colectivos.

¿No fue Néstor Kirchner un padre que le dio “Un Lugar en el Mundo” a Argentina? Opino que sí; quisiera saber que dice Aristarain.

La gente lo lloraba como a un padre, el cielo los acompañó en su llanto colectivo, pero también lo lloraron como a un hijo: cuando las Abuelas de la Plaza de Mayo daban a Cristina sus pañoletas para que desplazara un poco la institucionalidad de los ritos funerarios,  hiciera saber al mundo entero que Néstor era “su hijo” y que experimentaban un dolor similar al vivido por sus hijos cuando los hacían desaparecer, no quedaba más que entender: Néstor era su hijo, era hijo de una historia lacerada.
Como lo afirmara con buen tino Alberto Sladogna en su programa “Escucharte” el pasado 2 de noviembre: “no fue un duelo de masas, fue un duelo colectivo” en tanto no fue burocráticamente preparado, en cuanto a que no hubo directrices institucionales, de Estado. En tal duelo colectivo, no hubo tampoco noción de lo “público”, sencillamente lo íntimo fue compartido, se fundió en un dolor colectivo, y por lo tanto Néstor fue llorado como un familiar, como un amigo íntimo por los colectivos que hicieron su funeral. 

Aquí hay elementos de trascendencia para conectar con “lo político”: así como la gente que acompañó al Ex presidente en su velatorio, se apropió de su funeral, así los pueblos se han apropiado de la construcción de un nuevo Estado, que es al mismo tiempo una elaboración colectiva; para ello se ha echado mano de instrumentos que otrora les fueron arrebatados a fuego y sangre; el Derecho es uno de éstos. Se construye un nuevo Estado en Argentina, la sociedad lo construye dentro – pero al tiempo contra- el capitalismo neoliberal postmoderno, con las luchas sociales, incluyendo las jurídicas. Si tengo la oportunidad de responder a la pregunta ¿qué es realmente un “Estado Social de Derecho”? remitiré inmediatamente a las luchas de Kirchner, que tampoco son definitivas, pero inauguraron una transición hacia una Argentina justa; que no creo que se quede en la definición conservadora del término político en mención. Pero sí, un honesto y verdadero Estado Social de Derecho es la suma de luchas que ha dado gran parte de la Población contando con la orientación de Néstor Kirchner y viceversa, teniendo en cuenta sin embargo otra parte del censo demográfico de Argentina que celebró su muerte…

Néstor Kirchner no fue un caudillo, no fue un enviado, tampoco fue el mágico protector de unos pueblos desamparados; Kirchner más que nada fue un hombre, un político que interpretó con justicia los deseos de su época. Kirchner ante todo fue un Abogado con su etimología (“advocatus”: un convocado a hablar) Kirchner habló con sus Pueblos, habló por ellos, habló de ellos ante el mundo; Kirchner fue el lenguaje que le dio – devolvió- “un lugar en el mundo” a Argentina…  

Leonardo Plata. 
Texto publicado originalmente a manera de comentarios en la columna del Dr Alberto Sladogna en SDP.Noticias del 2 de noviembre de 2010.

jueves, 25 de noviembre de 2010

VICTORIA PARA EL PERIODISMO INDEPENDIENTE MUNDIAL: LIBERARON A JANE BURGERMEISTER

"¡Soy libre!", señala la periodista austriaca que denunció que la Organizacion Mundial de la Salud y las farmaceuticas crean falsas pandemias gripales para mas tarde administrar vacunas peligrosas en forma masiva. "Gracias al enorme apoyo de tanta gente de todo el mundo, así como la extensa difusion que le dieron a mi caso, soy una persona libre una vez más - ¡y vaya que se siente eso maravilloso!", dice Jane Burgermeister en su blog.

 Los Jueces detuvieron mi tutela judicial: ¡Soy libre!
Por Jane Burgermeister


      El 7 de septiembre recibí una carta del juez de Hannes Winge del Tribunal de Döbling de Viena donde se me informó que detuvieron el procedimiento de tutela judicial en mi contra iniciado por la juez de Michaela Lauer Hietzing en el Tribunal de Justicia el 29 de junio 2010.

      El Juez Winge examinó las razones aducidas para justificar una tutela judicial y resultó que no eran en lo absoluto creíbles, a pesar que parecía estar bajo una gran presión externa para imponer una tutela sobre mí.

      Un gran agradecimiento a él por hacer su trabajo, por estar dispuesto a estudiar los hechos y las pruebas y hacer cumplir la Ley con integridad.

      Las consecuencias de una tutela judicial habrían sido terribles para mí. Este tipo de tutelas, por lo general, son aplicadas sólo a personas de edad muy avanzada que ya no pueden hacerse cargo de sus asuntos, por ejemplo, quellos que han contraído la enfermedad de Alzheimer. ¡Ni siquiera Lilliane Bettencourt de 87 años tiene un tutor de la Corte!

       Un tutor del tribunal (Court Guardian) tiene el poder de tomar todas las decisiones por usted - hacerse cargo de su dinero, su propiedad y relegarlo a usted a un instituto mental - y usted nunca podrá salir porque el tutor judicial es quien toma todas sus decisiones.

       Hace sólo un par de semanas vi las cicatrices en el brazo de Harald Matschiner, un activista austriaco, tras ser forzado a recibir drogas cuando fue consignado a un asilo mental durante una semana en lo que parece ser un nuevo y perturbador patrón de persecución política en Austria.

        La Juez Lauer de la Corte de Hietzing inició el procedimiento de tutela judicial en relación con manejar la herencia de mi difunto padre el Dr Matthias Bürgermeister, quien murió el 23 de octubre de 2009.

        En Austria, el tribunal local administra rutinariamente los patrimonios, por cual no puedes escapar de ellos. En el Reino Unido, por el contrario, no hay participación automática del tribunal local. Un abogado maneja las cuestiones patrimoniales como ocurrió en el caso de mi madre que murió en Londres.

        La Juez Lauer sistemáticamente intentó utilizar el recurso de la administracion patrimonial sobre mis bienes creando excusas para ponerme bajo tutela judicial.

        Aunque era facil verificar la falcedad de sus afirmaciones, parecía que se saldría con la suya, obteniendo la imposición de una tutela judicial sobre mí, porque no parecía haber ningún mecanismo independiente de revisión sobre estos mecanismos legales - ni siquiera el Defensor del Pueblo, ni los fiscales de Estado ni tampoco la parte superior del Tribunal Penal.

        Esta ausencia aparente de cualquier examen independiente se volvió un violento y flagrante atropello contra la justicia. La pesadilla kafkiana debería haber sido detenida rápidamente.

        Lo que esta expereincia me ha enseñado es que debo ser muy consciente de cómo los derechos civiles pueden ser pisados y arrebatados por un sistema judicial corrupto.

        Los jueces y fiscales de Estado desempeñaron un papel clave durante el colapso de Alemania en el estado totalitario nazi, por su papel como destructores de la justicia y la invención de "crímenes de Estado" para mas tarde hacer uso de huecos o blancos en las formas de la ley, cazar, detener y encarcelar a opositores políticos. Estos jueces y fiscales realizaron juicios en Nuremberg en 1947.

        Las herramientas fueron "leyes de Guerra" especiales, que crearon un "enemigo interno". Los tribunales "especiales" se crearon para combatir a los opositores políticos en la Alemania nazi, y no había escasez de jueces dispuestos a imponer penas de muerte a los críticos de Hitler.

        En Austria, nuevas leyes "ant-terrorismo" que tambien crean un "enemigo interno" y que llevan a sentencias draconianas de prisión, intentaron imponerse por la fuerza en Agosto. No obstante esta legislación fue aplazada.

        El amplio espacio que esa Ley brinda para perseguir a opositores políticos es obviamente gigantesco.

        Un sistema de justicia que actúa como un brazo dependiente del gobierno y las corporaciones que controlan al gobierno puede "barrer" y encarcelar a personas (amparandose en las leyes anti terrorismo. Por ejemplo, puede perseguir y encarcelar personas que expresan sus preocupaciones legítimas sobre la contaminación de Baxter de 72 kilos de gripe estacional con el virus de la gripe aviar en Asutria, y sobre las pruebas inadecuadas de vacunas y otras cuestiones sociales.

        Lo más preocupante es que un estas leyes propuestas por un segmento del corrupto sistema judicial de Austria, pueden ahora utilizarse para detener a personas en toda Europa, tras la introducción de la "nueva orden de detención europea", "los juicios en rebeldía2, y la "Orden Europea de Invesigation".

       Los controles para determinar si las detenciones se basan en pruebas fehacientes parecen ser insuficientes.

        Cualquiera que resulte atrapado en una pesadilla de falsas acusaciones hechas por jueces corruptos en cualquier parte de Europa parece tener pocas posibilidades de escapar.

        Fue gracias a la suerte que yo ví la nota donde la jueza Lauer brindaba sus razones para ponerme bajo tutela judicial. Y gracias a ello tuve la oportunidad de copiar la información y documentarla para luego presentar los documentos que demuestran que cada afirmación hecha por la jueza es falsa - y ni siquiera eso parecíó ayudar durante mucho tiempo.

        Pero, ¿cómo podría alguien hacer frente a falsas acusaciones que vienen desde otro país, tal vez sin ni siquiera conocer las acusaciones precisas y siendo abslutamente incapaz de hacerse con la supuesta evidencia de las denuncias, para probar que son falsas? El acusado no tendría acceso a esa documentación desde su casa. Y todo esto teniendo en cuenta que la acusación es realizada mediante un idioma extranjero.

Los dados están cargados, sabes el resultado del juego de antemano.

      El Telegraph informó que se ha producido una oleada de arrestos de británicos relacionados a las cortes europeas y en base a los nuevos poderes de detención. Sin duda, algunos casos son legítimos pero no parece que existan los controles adecuados para detener los casos ilegítimos y para evitar que algunos jueces hagan mal uso de su poder para llevar a cabo arrestos a gran escala por motivos políticos en Europa.

       Espero sinceramente que nuna más le toque a nadie en Europa experimentar esta moderna pesadilla de tener que enfrentar como individuo al poder monolítico de un estado corrupto y totalitario. Pero mi experiencia de este verano (es verano en Europa) me ha hecho pensar existe la grave posibilidad de que vuelva a ocurrir, si las personas responsables no centran la atención en garantizar que nuestros sistemas de justicia son realmente en defensa de la ley.

Los crímenes más bárbaricos del siglo 20 fueron crímenes cometidos por el Estado.

       Estados Criminales como el Nazi hundieron a Europa en una edad oscura con persecución y muerte de millones en campos de concentración y prisiones.

       Hoy en día, estamos de pie al borde de un estado policial totalitario nuevo porque nuestros derechos cívicos han sido erosionadas por las leyes anti terrorismo y otras tantas.

       Asegurar que cada sistema de justicia defienda la ley es sin lugar a dudas una prioridad.

       Para terminar, quisiera ante todo dar las gracias con todo mi corazón a los muchos miles de personas que se unieron para ayudarme, a quienes me enviaron correos electrónicos de apoyo, y a la difusion constante de mi caso que me brindaron un respaldo muy importante y me mantuvieron libre.

      En efecto, la posibilidad de disfrutar mi libertad nuevamente, trás semanas de soportar esta tutela judicial cerniendose sobre mi como una gillotina, es la experiencia más maravillosa que he tenido.

Thank you! ¡Gracias! Thank you! ¡Gracias! Thank you! ¡Gracias!

Jane Burgermeister 

Fuente: BWN Patagonia

sábado, 13 de noviembre de 2010

Persecución a Jane Burgermeister
Es una información de la Plataforma Internacional
contra el Prozac y la Medicalización de la Infancia
No dejen de ver el siguiente vídeo:

A la valiente Periodista Austríaca la han estado hostigando estos últimos meses sin descanso por varias excusas falsas, tratando de sacarla de en medio de su camino por ser una mujer íntegra que ha logrado desbaratar los oscuros planes de las falsas pandemias y negocios de la farmafia mundial, por no callar las verdades y denunciar lo que ocultan los medios de comunicación y los gobiernos corruptos.
Transcribimos a continuación un resumen de la traducción de su último informe publicado hoy en su blog
BIRDFLU666. Recordamos a todos que su anterior sitio web THEFLUCASE ya no le pertenece y ella está completamente desvinculada de él, pues su webmaster la traicionó cobardemente.
Interrogación kafkiana en corte de Viena: ¿Están los cargos a Baxter detrás de todo esto?
Se supone que los jueces toman sus decisiones basados en la evidencia, documentos y hechos, pero en la corte de Döbling en Viena, esto claramente no es requisito.
Un e-mail de una persona desconocida parece ser usado de base para la decisión de colocarme un guardián legal y quitarme todos mis derechos civiles a toda velocidad, cuando fui a las 10 AM a la corte de Döbling, Viena, para mi interrogación por parte del juez Dr. Hannes Winge.
Se me dijo que la entrevista probablemente sólo duraría unos 5 minutos y que no me molestara en traer ningún documento, ya que los tenían todos.
Tuve que pasar 2 horas en la oficina mostrando toda la evidencia al Dr. Winge, evidencia tan fuerte que no la pudo ignorar. En un punto, hasta el más caprichoso sistema de justicia tiene que tomar en cuenta la realidad.
¿Por qué está tan desesperado el gobierno austríaco para callarme? ¿Por qué arriesgar semejante escándalo para quitarme mis derechos? Cualquiera que lea la apelación y cargos criminales en internet puede ver que las acusaciones hechas en mi contra son triviales o falsas.
Que se le quiten a uno los derechos civiles porque supuestamente uno no hizo cosas como pagar el seguro de la casa de su padre –cuando se tiene el recibo que demuestra que sí lo hice — y eso que era obligación de la jueza Lauer y el abogado Hutz el hacerlo, para empezar- es como una comedia muy, muy negra. Saber que uno puede ser detenido para siempre por que la jueza Lauer falsamente afirma. Lo que la jueza dice de mí equivale a difamación.
Una razón de que el gobierno austríaco esté tan desesperado de quitarme de en medio, es que el reporte del Consejo de Europa por el Médico Británico Paul Flynn sobre la exageración de la pandemia de gripe porcina, debe debatirse en el parlamento austriaco junto con otros parlamentos en Europa en su próxima sesión. También, 220 Parlamentarios Europeos exigieron una investigación de la gripe porcina al Parlamento Europeo, aunque esto se ha bloqueado por ahora.
Tal vez el gobierno austriaco teme que el inminente debate recalcará otra vez el incidente en que los 72 kilos de vacuna estacional fueron contaminados por Baxter en febrero 2009 en Orth an der Donau. Ya que el mortal virus de la gripe aviar debe mantenerse en laboratorios de bioseguridad de nivel 3, una contaminación accidental puede virtualmente descartarse. El material se envió a 16 laboratorios en 4 países. Sólo un técnico de laboratorio alerta en la República Checa detectó el virus, después de decidir probarlo en hurones.
Presenté cargos contra Baxter el 8 de abril 2009 después que no hubiera verdadera investigación relevante de las autoridades (mandaron un veterinario a inspeccionar el laboratorio). El fiscal de estado inició una investigación, la que se abandonó en septiembre del 2009.
Baxter podría haber iniciado una pandemia global de gripe aviar, disparando vacunaciones masivas en febrero del 2009. Estas vacunaciones pandémicas pueden incluso ser hechas obligatorias bajo la declaración de pandemia de nivel 6 por parte de OMS.
Unos días después de presentar mis cargos, la gripe porcina apareció misteriosamente en México.
El que la gripe porcina fuera exagerada por la OMS y las farmacéuticas por provecho, ha sido entretanto comprobado por la evidencia presentada por los reportes del Consejo de Europa y estudios como el que apareció en el BMJ.
Bien puede ser que Baxter y el crimen organizado internacional al que yo acusé de empezar deliberadamente una pandemia para provecho en abril 2009, se sienten menos confiados en su capacidad de soportar el escrutinio.
Sólo alrededor del 3% al 4% de los austriacos se pusieron la vacuna H1N1, a pesar de la enorme propaganda y las exhortaciones del Ministro de Salud Alois Stöger.
De hecho, de ser Baxter encontrado culpable en una corte de intentar deliberadamente iniciar una pandemia global de gripe aviar, podría ser un golpe mortal para toda la industria farmacéutica y complejo de vacunas del mundo.
Deshacerse de mí a través de la custodia legal por acusaciones falsas y triviales, y también poniéndome trampas con cargos falsos, puede parecer una mejor opción dadas las posibles repercusiones de una investigación sustancial a la casa Baxter.
La simple cantidad de publicidad que mi caso está recibiendo, imposibilitará sin embargo que me quiten del medio. La base legal es inexistente y sólo hay cierto límite de capricho y excentricidad que un sistema de justicia se puede permitir, en la era de la internet, antes de que se desacredite totalmente a ojos del público general.
Tan pronto como la custodia legal se descarte, puedo y pediré compensación porque la custodia legal injustificada de hecho se reduce a un intento de detención ilegal y de silenciar a una alertadora.
Mientras más dure esto hasta que finalmente se desestime, mayor será la posibilidad de petición de compensación y mayor publicidad generará este caso.
El caso Baxter de nuevo está bajo el foco junto con la corrupción del sistema de justicia austriaco que no fue capaz de investigar la contaminación de 72 kilos de vacuna estacional con virus de gripe aviar, que podía en potencia amenazar a la gente alrededor del mundo entero.
La tóxica vacuna AH1N1 para una pandemia inexistente
En una nota personal, las últimas semanas me han hecho comprender lo que la palabra "Kafkiana" y "surrealista" realmente significan. Ser perseguido por un estado malévolo no es ninguna broma.
Por más pesadilla que haya sido este tiempo, he quedado abrumada por la cantidad de apoyo que he tenido por parte de gente por todo el mundo.
No tengo tiempo de contestar todos los e-mails, desgraciadamente, ya que la gente como el Dr. Winge me obliga a llenar aún más documentos, etc, aunque trato de contestar los e-mails que puedo.
Pero el apoyo de tanta gente, también desde Suiza y de "We Are Change" de Austria, ha sido realmente sorprendente, y me siento impresionada y agradecida de haber experimentado tal generosidad, bondad y buena voluntad de tanta gente alrededor del mundo.
Jane Burgermeister.-
PLATAFORMA INTERNACIONAL CONTRA LA MEDICALIZACIÓN DE LA INFANCIA 
Juan Pundik
Presidente
REENVÍALO, TRADÚCELO A OTRAS LENGUAS Y ENVÍANOS TU ADHESIÓN A:
plataformaicmi@comunicar.e.telefonica.net

viernes, 7 de mayo de 2010

LA INFANCIA BAJO ABSOLUTO CONTROL:OPRESIÓN DE MENORES

Hola a todos; pido disculpas por la prolongada ausencia de este blog; espero actualizarlo cuanto antes; por lo pronto comparto un artículo enviado por el Dr Juan Pundik, presidente de la Plataforma contra el Prozac y la Medicalización de la infancia, a través del cual se alerta sobre  los abusos infantiles  a que habría lugar si se adopta  legalmente " la creación de un carné de comportamiento que serviría para realizar un seguimiento del pequeño que, en caso de no ajustarse a los criterios de normalidad del Gobierno de turno, debería ser modificado con fármacos."

La infancia bajo control
¿NIÑOS DELINCUENTES?

El viernes 30 de abril a las 22.30 y el sabado 1 mayo de 2010 a las 10:50 se proyectó por el canal ARTE + 7 de la TV francesa una película de 52´ de duración, La infancia bajo control, realizada en Francia por Marie-Pierre Jaury, en 2009, que sale al paso de un informe del INSERM (Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica de Francia), del 2005, titulado "Los trastornos del comportamiento en el niño y en el adolescente", en el que presumían haber llegado a la conclusión de que era posible predecir que un niño travieso o desobediente pudiera llegar a convertirse en delincuente en la edad adulta y en consecuencia recomendaba detectar cualquier posible alteración en su comportamiento desde la guardería, para evitar que se convirtieran en futuros criminales. Entre los rasgos infantiles que permitirían predecir al criminal del futuro están la agresividad, el cinismo, la escasa docilidad o el bajo índice de moralidad. El informe fue utilizado como base de un anteproyecto de ley sobre la prevención de la violencia que preveía la creación de un carné de comportamiento que serviría para realizar un seguimiento del pequeño que, en caso de no ajustarse a los criterios de normalidad del Gobierno de turno, debería ser modificado con fármacos.

Afortunadamente el informe y el anteproyecto de ley provocaron una revuelta de numerosos pediatras, psicólogos psicoanalistas e intelectuales, y de muchas de sus instituciones, que acusaron al INSERM de querer promulgar la vigilancia generalizada  de los más pequeños,desde la edad de 3 años, bajo la influencia de la psiquiatría conductista anglosajona, legitimando así una ideología  "de la seguridad" que está en plena expansión. Una ideología fascista que pretende delirantemente localizar desde la primerísima infancia a los futuros delincuentes potenciales con el fin de prevenir lo que un diputado ponente denominó sus "comportamientos desviados". Una peligrosa manera de ver las cosas que ya está determinando las politicas sanitarias y sociales en países como Canada, Alemania y Gran Bretaña. La premisa de la que parten es que la delincuencia es una enfermedad reconocible desde la temprana infancia. de manera que los gobiernos con el apoyo de las neurociencias y de la psiquiatría deben poner a la infancia bajo estricta vigilancia.

Para las neurociencias a cada trastorno  le correspondería su detectable y comprobable molécula. La etología, la neurobiología y la genética se dedican a investigar las causas fisiológicas de los comportamientos "antisociales". Cada vez  se utilizan tests más irracionales para diagnosticar más precozmente la "anormalidad" de los ataques de cólera, de las angustias, depresiones, hiperactividad o de las dificultades para concentrarse de los niños. El objetivo es curarlos con diversos medicamentos, que la perversa industria farmacéutica aconseja, y que les son  administrados a los niños cada vez más frecuentemente, como el Prozac (fluoxetina), paroxetina, Ritalina (metilfenidato), ansiolíticos, antipsicóticos y antiepilépticos. Sustancias todas con reacciones adversas y consecuencias catastróficas. Apoderarse de objetos, no prestar atención, desobedecer, mentir y soltar agresividad se identifican como síntomas de esos "trastornos del comportamiento" clasificados por la biblia de la psiquiatría americana, el DSM (Manual Diagnóstico y Estadístico), entre más de 400 patologías.

Con claridad y concisión, la película entrevista a investigadores y profesionales de los diferentes países a los que esto concierne (también de Suiza y Bélgica) y escuchando los argumentos de ambas partes, intentan alertar sobre las falsas raíces científicas de esta totalitaria política de control y sus posibles consecuencias. (Agradecemos a Isabel Nuñez Salmerón la información sobre la emisión de la película)
En la sociedad planificada que describe, el psicólogo de Harvard, B. F. Skinner, creador del conductismo, el control de los seres humanos desde la infancia sería tan 'científico' que no se producirían disidencias con el orden establecido: "Podemos lograr un tipo de control bajo el cual las personas controladas, aunque estén siguiendo un código inimaginable en el sistema antiguo, se sientan, a pesar de todo, libres. Están haciendo lo que quieren, no lo que se les obliga. Esta es la fuente del tremendo poder del refuerzo positivo: no hay restricción y no hay rechazo. Mediante un cuidadoso plan cultural, no controlamos la conducta final, sino la inclinación a conducirse: los motivos, los deseos, las aspiraciones. Lo curioso es que, en ese caso, nunca se suscita la cuestión de la libertad". (Walden 2)
Los profesionales que practican los TCC (Tratamientos Cognitivo Conductuales), los psiquiatras y los neurocientíficos se han constituido en la vanguardia ideológica de los que quieren controlar y someter nuestras vidas, nuestras conductas, nuestro pensamiento, nuestras elecciones y nuestros deseos a los intereses de los sectores dominantes. No todos los pertenecientes a las profesiones enumeradas, pero sí una gran mayoría. Aunque puedan no ser conscientes de ellos. El camino del infierno está empedrado de buenas intenciones.
 PLATAFORMA INTERNACIONAL CONTRA LA MEDICALIZACIÓN DE LA INFANCIA
Juan Pundik
Presidente
REENVÍALO, TRADÚCELO A OTRAS LENGUAS Y ENVÍANOS TU ADHESIÓN A:
plataformaicmi@comunicar.e.telefonica.net 

martes, 2 de febrero de 2010

CLINICAS DE CONCENTRACIÓN

Nuevamente  difundo información de El Diván acerca de  las relaciones de la psiquiatría con la dominación política:

Psiquiatría y Nazismo

Reenvio la nota principal sobre la relación entre psiquiatría y nazismo del Dr Daniel Navarro, acompañada de dos subnotas, publicadas hoy en el diario Pagina12. Una es tambien del Dr Navarro, ratificando lo denunciado oportunamente por Verónica Hollmann y Pedro Iribarne, respecto de prácticas manicomiales en el Hospital Borda, y que diera lugar a la inmediata "expulsión" de ambos, del hospital, y la segunda, del Dr Raul Zaffaroni (miembro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación), haciendo aportes sobre la nota principal.
Angel B.
Psicología|Jueves, 10 de diciembre de 2009

Relaciones entre psiquiatría y nazismo
Clínicas de concentración
 El autor examina cómo los campos de concentración y de exterminio, lejos de ser una irrupción de la barbarie en la civilización moderna, tuvieron su fundamento en desarrollos científicos prevalentes y cómo encontraron brazos ejecutores en profesionales de la medicina y, particularmente, de la psiquiatría.
Por Daniel Navarro *
Para desarrollar el concepto de “vida indigna de ser vivida”, en pos de una política eugenésica, el nazismo se valió de la lógica científica, en cuyo marco teórico se legitimaron las esterilizaciones y la eutanasia de los “anormales”. Esta lógica científica establece categorías clasificatorias propias del biologicismo (positivismo) como “asocial”, “degenerado”, “anormal”. Las consecuencias conducen a la segregación y en ocasiones al asilamiento. Michel Foucault señala un claro vínculo entre la teoría biológica del siglo XVIII y el discurso del poder. El evolucionismo –entendiendo como tal un conjunto de ideas que incluyen las jerarquías de determinadas especies, la lucha por la vida de las especies, la selección natural, que elimina a los inadaptados– en el siglo XX sirve para transcribir en términos biológicos el discurso político, para ocultarlo en un ropaje científico y, fundamentalmente, como una manera de pensar las relaciones de la colonización, la necesidad de las guerras, la criminalidad, los fenómenos de la locura y la enfermedad mental, la historia de la sociedad con sus diferentes clases. En definitiva, el evolucionismo se convirtió en un pensamiento único, que invadió la medicina y el derecho.
A su abrigo se construyeron la criminología y la medicina legal, donde el positivismo se constituyó como cuerpo científico e ideológico pleno. Los positivistas van a ocupar las cátedras de medicina legal en las facultades de medicina, controlando de esa manera la formación ideológica de los médicos legistas y por ende de los diversos cuerpos médicos forenses de los aparatos judiciales. Señala Foucault que la psiquiatría necesita destacar el carácter específicamente peligroso del loco. Para funcionar le fue preciso establecer la pertenencia esencial y fundamental de la locura al crimen, y del crimen a la locura. Esta pertenencia es una de las condiciones de constitución de la psiquiatría como rama de la higiene pública.
La psiquiatría, entonces, se constituye como saber científico específico encargado de diagnosticar los probables peligros sociales que acarreaban los enfermos mentales; de allí su necesidad de unir enfermedad mental y peligrosidad, ubicándose como saber técnico indispensable para el funcionamiento y el orden social. Propone que todo portador de una anormalidad es también portador de un peligro para la sociedad: se requieren entonces instrumentos para limitar y cercar este peligro, y surgen las instituciones destinadas al alojamiento de los anormales: manicomios, cárceles, institutos de menores. En esta asignación de tareas, la psiquiatría va a ocupar un lugar de importancia en proveer funcionarios del control social.
Paralelamente a la construcción social del loco como sujeto atávico y peligroso, se constituye el modelo de la peligrosidad, que será utilizado para el “diagnóstico” de la peligrosidad de “locos”, “niños anormales”, “vagabundos” y todo aquel que ponga en peligro el orden social establecido.
Giorgio Agamben sugiere: “El campo de concentración es el paradigma mismo del espacio político en el punto en que la política se convierte en biopolítica y el homo sacer se confunde virtualmente con el ciudadano. La pregunta correcta con respecto a los horrores del campo no es, por consiguiente, aquella que inquiere hipócritamente cómo fueron posible en ellos delitos tan atroces en relación con seres humanos; sería más honesto, y sobre todo más útil, indagar atentamente acerca de los procedimientos jurídicos y los dispositivos políticos que hicieron posible llegar a privar tan completamente de sus derechos a unos seres humanos, hasta el punto de que realizar cualquier tipo de acción contra ellos no se considerara ya como un delito” (Homo Sacer, I; Editora Nacional, Madrid, 2002).
Los nazis llevaron adelante un programa eugenésico elaborado por médicos ávidos de clasificar y diagnosticar rasgos humanos interpretados como anormales. El destino de los clasificados sería la exclusión y la eliminación. El marco jurídico convirtió lo atroz en legal. Muchos médicos nazis lograron eludir la acción de la Justicia y continuaron ejerciendo posteriormente su profesión. Por ejemplo, Carl Vaernet, quien, concluida la guerra, logró escapar con ayuda de los gobiernos danés y británico y vivió en la Argentina desde 1950 hasta su muerte, en 1965.
Vaernet instaló una clínica en la calle Uriarte, del barrio porteño de Palermo, dedicada a la “curación de homosexuales”. Allí realizó tratamientos a numerosos adolescentes cuyos padres no admitían sus inclinaciones sexuales: les insertaba en la ingle una glándula artificial, metálica, que segregaba dosis constantes de testosterona, en la expectativa de cambiar la orientación sexual del sujeto.
La medicina nunca analizó profundamente y con suficiente espíritu crítico su responsabilidad en la génesis de los conceptos biopolíticos del nazismo; algunos pocos médicos alemanes muy involucrados en prácticas homicidas fueron juzgados y condenados, y de esa manera se cerró la discusión.
Señala Agamben: “Es importante hacer notar que, contrariamente a un difundido prejuicio, el nazismo no se limito simplemente a utilizar y a distorsionar para sus propios fines políticos los conceptos que le eran necesarios; la relación entre la ideología nacionalsocialista y el desarrollo de las ciencias sociales y biológicas del momento, en particular de la genética, es más íntimo y complejo, y a la vez inquietante. Lo que aquí nos interesa especialmente es, sin embargo, que en el horizonte biopolítico que es característico de la modernidad, el médico y el científico se mueven en esa tierra de nadie en la que, en otro tiempo, sólo el soberano podía penetrar”. 
El campo de concentración no fue una excepción al Estado moderno, sino que el estado de excepción está en la base de las políticas concentracionarias. La política occidental se funda en la construcción de un sujeto a excluir, eliminable. En este sentido, la medicina se constituye como aliado indispensable para llevar adelante la biopolítica de nazismo y de todo Estado moderno. Al contribuir al diseño del sujeto a excluir, la medicina se convierte en una herramienta fundamental en la construcción de la sociedad, adquiriendo un carácter profundamente ideológico. Su saber científico será puesto al servicio del Estado Nacionalsocialista para la elaboración de un aparato que sustente y justifique acciones de la más diversa índole, incluso y fundamentalmente policiales, penales y represivas. Especialmente la psiquiatría y la genética se constituyen como un saber que aporta la base científica para la exclusión de aquellos sujetos indeseables para la sociedad, los anormales. Bajo el nazismo, la medicina se convierte en auxiliar del poder, a los efectos de seleccionar a los sujetos que van a ser excluidos e eliminados. Muchos médicos alemanes participaron activamente en la planificación, diagramación y puesta en marcha de los asesinatos de niños indefensos, enfermos mentales, judíos, gitanos y todo aquel que fuera catalogado como anormal, peligroso, impuro de raza aria, criminal, delincuente, homosexual, adversario político, esquizofrénico, psicópata, profanador de la raza, antisocial, testigo de Jehová.
En el hospital de Steinhof, en Viena, se internaba a niños enfermos o “asociales”. Recibían tratamiento psiquiátrico o eran sometidos a experimentos científicos. Después de la liberación de Viena por los aliados, se descubrieron en Steinhof cientos de frascos con los cerebros de los niños asesinados, caratulados con el nombre de cada víctimas, la patología que padecía, las fechas de nacimiento y de muerte.
Indeseables
El programa de eutanasia, iniciado en los institutos psiquiátricos, fue puesto en pausa cuando el personal y las cámaras de gas que allí funcionaban fueron trasladados a las nuevas instituciones de exterminio: los campos de concentración. Los campos de concentración eran centros de aniquilamiento de sujetos “indeseables”, pero también centros de investigaciones médicas, auspiciadas por las principales universidades alemanas.
Así como el ingreso en el programa de eutanasia se iniciaba con el diagnóstico de una enfermedad psiquiátrica –que incluía al paciente en la categoría de “vida indigna de ser vivida”–, el ingreso al campo de concentración se producía a partir de un cúmulo de clasificaciones –que asimismo incluían a la persona en la “vida indigna de ser vivida”–, entre ellas las de “judío” o “gitano”, a las que se asignaban características atávicas. Al llegar al campo, los prisioneros eran recibidos y clasificados por personal médico, de acuerdo con su capacidad para el trabajo; los niños y ancianos eran destinados inmediatamente a las cámaras de gas, por improductivos; los adultos sanos eran remitidos al campo de concentración propiamente dicho.
La muerte de los pacientes en los institutos psiquiátricos, así como de adultos y de los prisioneros en el campo, se producía por la sobremedicación, el hambre, las infecciones, las investigaciones científicas a las que eran sometidos, o las cámaras de gas. En los campos predominaba el factor de aniquilación directa, pero también se ejercía la experimentación sobre los cuerpos de los prisioneros. En ambas instituciones, los médicos eran los encargados de dirigir las investigaciones, prescribir determinados tratamientos o indicar la muerte. Luego de la muerte, los cuerpos de los pacientes psiquiátricos, como los de los prisioneros del campo, eran estudiados por destacados científicos, preocupados por descubrir las alteraciones anatómicas específicas de la víctima, de acuerdo con la categoría que hubiera determinado su inclusión en el programa de eutanasia o su ingreso al campo. Tales estudios revestían un interés fundamental para la medicina alemana a los efectos de convalidar sus teorías biologicistas y eugenésicas.
El programa de eutanasia y el campo de concentración fueron fuentes inagotables de víctimas, de niños y adultos disponibles para la investigación, de cuerpos a los que se podía estudiar vivos o muertos, según el interés del investigador. Los médicos del hospital o del campo elaboraban los proyectos de investigación que proponían a las autoridades alemanas, y que en su mayoría estaban destinados a la confirmación de las teorías nazis sobre higiene racial.

* Médico legista. Psiquiatra. Texto extractado de Psiquiatría y nazismo: historia de un encuentro, de reciente aparición (Ed. Madres de Plaza de Mayo).
“Pacto de silencio”
Por D. N.
La notas “Infierno en el Borda”, de Verónica Hollmann y Juan Pedro Iribarne –publicada en Página/12 el 29 de octubre pasado– y “De eso no se habla, y menos en un diario” --que fue tapa el 10 de noviembre-- describen muy bien el servicio de admisión del Hospital de Salud Mental J. T. Borda. Trabajé en ese servicio desde 1997 hasta 2004, cuando el actual jefe de servicio me cambió la llave de mi oficina por pertenecer a un movimiento de defensa de los derechos de los pacientes psiquiátricos –el Movimiento Antimanicomial, con sede en la Asociación Madres de Plaza de Mayo–, lo cual resultaba incompatible con trabajar en ese servicio.
Efectivamente existen prácticas corporativas que imponen el castigo si se rompe el “pacto de silencio”. Han querido echarme del Hospital Borda, pero todavía resisto allí. Me alegra que hayan quedado al descubierto prácticas fascistas. 

Positivismo, eugenesia y política

“Clases peligrosas”
Por Raúl Zaffaroni *
No se trata de que la psiquiatría y la medicina aportaran algo concreto al nazismo: todo lo contrario, el nazismo es expresión de una ciencia dogmatizada, de un positivismo pobre en argumentos pero eficaz a la hora de revolver las tripas de las multitudes. Los crímenes del nazismo no fueron más que culminación de la senda indicada por el positivismo, seguida hasta sus últimas consecuencias. La Revolución Industrial había llevado al poder a una clase de industriales, comerciantes y banqueros que se concentraron en las ciudades, junto a muchos más que llegaban a ellas en límites de subsistencia, generando situaciones de extrema tensión y violencia como resultado de la simultánea acumulación de riqueza y miseria en el reducido territorio geográfico. Se concentraban los que tenían mucho y los que tenían algo junto a quienes no tenían nada. Los últimos se volvían peligrosos. La policía aparece como institución indispensable para la defensa de los primeros.
Se comienza a hablar de “clases”: el término aparece vinculado a los carenciados de las ciudades, pero no por el lado de los revolucionarios, sino de los poseedores, que llamaron a esos carenciados “clases peligrosas”. En 1838, diez años antes del Manifiesto Comunista, el Instituto de Francia convocó a un concurso sobre las clases peligrosas. Lo ganó el comisario Frégier, que publicó su libro en Bruselas dos años más tarde (Des classes dangereuses de la population dans les grandes villes). Es un libro teóricamente pobre, porque la policía, aunque no tenía poder, no tenía discurso. Como el poder sin discurso no se mantiene mucho, los policías deben pedirlo, y quienes gustosos se prestan a aportarlo son los médicos, que desde el siglo XVI, con Wier reclamando a las brujas, miraban con codicia la cuestión penal. De este encuentro entre médicos y policías surge el mayor impulso del positivismo disciplinante en las ciudades.
Los médicos de locos –marginados por ocuparse de semejantes seres recluidos en infectos recintos– adquirieron prestigio social al pasar al papel de astros centrales en los grandes procesos. Los juristas, que primero les habían opuesto cierta resistencia (se disputaban las cabezas de los guillotinados en París), terminaron plegándose a su discurso. Pero la síntesis justificante de la hegemonía de los industriales, comerciantes y banqueros, y también del neocolonialismo, la llevó a cabo un ingeniero de ferrocarriles: Herbert Spencer. Todo evoluciona por catástrofes, planteó: triunfan los más fuertes y así se reproducen éstos y mejoran las razas, mientras sucumben los más débiles, cuya supervivencia haría que la raza involucionara y desapareciera. En esta línea trabajaron los antropólogos que legitimaron los genocidios neocolonialistas; entre éstos, uno de los más terribles fue, en la entrada del siglo XX, el de Leopoldo II de Bélgica en el Congo, que acabó con más de dos millones de seres humanos. Hoy tiene un museo y monumentos ecuestres en Bruselas.
Las clases peligrosas se asimilaron a los neocolonizados: eran salvajes regresivos que surgían por accidentes de la naturaleza entre las razas superiores: el loco moral de la psiquiatría inglesa; el delincuente nato de Cubi y Soler y, después, de Lombroso; el mestizo degenerado de Morel; los mestizajes que neutralizaban la raza superior de Gobineau.
La lógica era: hay que neutralizar a los inferiores para que no se reproduzcan y hagan desaparecer a los superiores; hay que impulsar el avance de los superiores y esterilizar a los inferiores. Galton le dio forma de ciencia con su “eugenesia”, pero se asombró –y asustó– cuando los norteamericanos la tomaron en serio y las sociedades de criadores de vacunos y caballos con veterinarios a la cabeza, y apoyados financieramente por fundaciones prestigiosas, comenzaron a aplicarla a los humanos; a partir de 1907, la convirtieron en ley. Se reprodujeron las leyes de esterilización y las prohibiciones de los matrimonios mixtos en los Estados Unidos, pese a que el pobre Galton declaraba que lo suyo eran hipótesis necesitadas de demostración. Miles de personas fueron esterilizadas: delincuentes, malformados, sordomudos, psicóticos, ciegos, toxicodependientes, débiles mentales, epilépticos. En Europa, países nórdicos y algún cantón suizo copiaron las leyes.
La eugenesia alemana estaba en pañales; los norteamericanos le transfirieron sus conocimientos científicos y financiaron sus primeros institutos. Los alemanes volvían muy contentos de sus viajes a los Estados Unidos y afirmaban que los negros estaban sobrerrepresentados en las prisiones norteamericanas porque el Estado les exigía un esfuerzo que no estaban en condiciones biológicas de realizar. En Mein Kampf se afirma que el único país que tiene una política poblacional racional son los Estados Unidos.
La consecuencia no podía hacerse esperar dentro de la propia Europa. Manipularon la ciencia médica para legitimar la explotación neocolonial y la sagrada ciencia –convertida en verdad dogmática– los llevó a que no pudieran discutir ni poner en duda su propio invento. Europa se enroscó dramáticamente en sus propias mentiras antropológicas. Las atrocidades cometidas en otras latitudes acabaron cometiéndose en su propio interior. Después de perder el respeto a la persona en sus colonizados, no podían tardar en perderlo entre ellos mismos. Los monstruos de esta razón son la creación de una gran mentira científica elaborada para explotar al resto del planeta en un festival de soberbia genocida.
Los cerebros de los niños asesinados, guardados durante sesenta años como material para la investigación, son el producto de la indiferencia y la irreflexión de sus ascendientes ante el extremo sufrimiento de otros pueblos del mundo y de la introyección de las mentiras de la ciencia que los legitimaba.
Alemania no fue potencia colonialista y tampoco lo fue el Imperio Austrohúngaro. A ambos se les negó la oportunidad de explotar en provecho propio a otros pueblos, pero asimilaron las mentiras de la ciencia colonialista y siguieron su lógica a la hora de conquistar poder: pero lo hicieron a expensas de los otros pueblos europeos y no contra los africanos, asiáticos o americanos. El nazismo no fue otra cosa que el neocolonialismo practicado dentro de Europa, conforme los principios de la misma ciencia colonialista. Debían someter a los pueblos inferiores, utilizar como mano de obra a quienes estaban en condiciones de servirles, eliminar a los que eran inservibles, y en el interior de su país también debían liberarse del riesgo de que los inferiores pudiesen reproducirse; ellos destinarían los esfuerzos a la reproducción de los más fuertes, se descargarían del lastre y del costo de mantener a los inútiles. Y, cuando la guerra exigió el máximo de esfuerzo, las razones económicas llevaron estos crímenes al paroxismo.
El psiquiatra alemán Ernst Kretschmer fue maestro del español Juan Antonio Vallejo Nágera, médico jefe de investigaciones psiquiátricas de los campos de concentración después de la masacre civil y dueño de la psiquiatría franquista hasta su muerte en 1960. Vallejo Nágera asumió las tesis lamarckianas: el ambiente hace y modifica al ser humano (curiosamente la misma tesis de la biología stalinista). En función de ella, no mataron a los niños en los campos de concentración franquistas, sino que los entregaron a familias sanas, es decir, católicas y, por supuesto, falangistas. Un puente que alguna vez será menester investigar permitió la llegada de este pensamiento hasta nuestras tierras.

* Profesor en el Departamento de Derecho Penal y Criminología, Universidad de Buenos Aires. Miembro de la Corte Suprema de la Nación. El texto forma parte del prólogo a Psiquiatría y nazismo: historia de un encuentro.

viernes, 29 de enero de 2010

EL NEGOCIO DEL MIEDO

- MÁS SOBRE EL PÁNICO DESATADO EN TORNO A LA GRIPE A

El  Psicoanalista Juan Pundik, Presidente de la Plataforma contra la Medicalización de la Infacia,  me envía nuevamente información  en torno a los verdaderos propósitos de alguna farmacéuticas en la propagación  mediática del miedo colectivo. El terror por la supuesta "pandemia" de la Gripe A, fue diseñado y desatado al seno de algunas corporaciones, para aumentar sus réditos industriales, hecho que también conviene a los fines corporativos y gubernamentales de dominación social  y política, y de fragmentación de las relaciones inter-personales. A continuación, un video periodístico a través del cual  "El presidente de la Comisión de Salud del Consejo de Europa ha acusado al lobby de los laboratorios farmacéuticos de organizar la psicosis de la gripe A" 

 
TRANSCRIPCION DEL TEXTO DEL VIDEO
Ola de histeria; mucha gente vinculada de forma muy estrecha con la industria farmacéutica; el pánico que recorrió el mundo no fue espontáneo sino  planificado; no había nada en esta gripe que justificara tal alarma; la pandemia quedaba definida por la propagación, no por la gravedad; anunciaba oficialmente la pandemia de la gripe A; gobiernos, hábilmente pastoreados por los intereses de esos lobbyes; que “hicieron lo que les correspondía hacer: comprar millones de unidades";

La gripe A ha producido la décima parte de casos mortales que una gripe estacional; tenemos millones de dosis con las que no sabemos qué hacer; intentamos colocar -quien sabe con qué argumentos- en los países subdesarrollados; investigación sobre el papel de los lobbyes y los gobiernos en este negocio: el negocio más repugnante, el negocio del miedo.


Los medios de comunicación alternativos dan pistas bastante antes que los convencionales de muchos escándalos. Acaba de estallar uno (…) Como ha dicho Gabilondo (parece que ahora sí debe de ser verdad, ya que lo dice Gabilondo), los gobiernos “pastoreados” por el lobby farmacéutico, han comprado chiquiticientos millones de dosis de vacuna que están aparcadas esperando a Godot.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails