viernes, 30 de mayo de 2008

El vacío

Esa molesta sensación (-----------------------)
Muchos de nuestros lectores y colaboradores habrán experimentado una desagradable sensación física en el interior de su abdomen sin saber indicar si es el hígado, el estómago, o tal vez más abajo, el lugar que la encierra. Se trata de una sensación de hastío y vasta soledad, de insatisfacción en suma, pero no necesariamente es una respuesta hacia una situación externa determinada ni determinable, y tampoco es otro síntoma de una disfunción o trastorno fisiológico.

La inquietud sin causa aparente va apoderándose del vientre y en minutos parece borrarlo para dar paso a la nada y no se encuentra otra forma de describir esa tristeza estomacal, o hepática o visceral, que acudiendo al pupular vocablo:
"vacío". No es extraño escuchar en innumerables poblaciones a gente relatando su desconsuelo ante circunstancias adversas por intermedio de las viejas frases: "siento un vacío muy grande en mi interior" o " qué vacío tan terrible" . En estas ocasiones las personas se refieren evidentemente a un vacío que sienten internamente pero con causa definida: la muerte de un ser querido, el abandono de la pareja, la despedida de un hijo que parte hacia otra ciudad, la pérdida de un objeto valioso, o el acaecimiento de fenómenos trágicos o episodios frustrantes en la vida de cada quien. Está claro que en estos casos el vacío es el lugar deshabitado después de una mudanza, el vientre ha perdido algo de especial valía y permanece a la espera de nuevos habitantes y de nuevos muebles para llenar la casa;Tardará mucho o poco tiempo dependiendo de la capacidad de quien ha sufrido la pérdida para sustituir el bien amado o reemplazarlos por otros, así no satisfagan lo suficiente.

En otras situaciones empero, el vacío no es precedido de una pérdida, al menos no de una pérdida evidente. Todo parece marchar bien en el mundo exterior para la persona, racionalmente no hay motivos para que la casa esté sola, a la conciencia no llegan hipótesis verificables y sin embargo, el vacío envuelve su mundo interior; esa soledad a la vista tan irracional y poco justificada acampa y parece establecerse definitivamente sobre los pensamientos íntimos y la compañía, incluso, de los seres más cercanos. La casa sigue atiborrada de objetos y habitantes, pero esta vez parecieran estar vacíos también, como si adentro sólo figuraran formas sin contenido o tan solo fantasmas, de tal forma que resultan irremplazables y ciertamente insuperables porque al mismo tiempo "están" y "no están" como luces intermitentes.

Dostoievsky describió a través de su personaje IVÁN KARAMAZOV (Los Hermanos Karamazov) la ansiedad como " aquella inquietud de la cual se desconoce su causa" y puede ser que así se pueda definir en términos cotidianos la naturaleza del vacío: " me siento vacío, insatisfecho, pero no se por qué". El vacío se presenta como una desazón de todo lo que rodea al individuo y de todo lo que lo rodea por dentro también; muchas veces ( cuando apenas comienza a presentarse de forma esporádica) se considera que el vacío es una sensación pasajera y no merece mayor atención - "ya se me pasará"- , pero es un visitante abusivo que está en permanente vuelta, y entre despedida y regreso aparecen la ansiedad y la angustia, al no saber qué es lo que pasa.
Y poco a poco el vacío se apodera de toda la casa; roba nuestras expectativas, nuestros sueños, nuestras emociones hasta que deja de hacernos sentir ese invierno en el estómago, en el hígado, en los intestinos, pero se olvida de devolvernos la primavera. El sentimiento de soledad, displicencia, pereza y abandono se va transformando en violentas expresiones de la personalidad que carcomen el ánimo y la resistencia de la voluntad; ya habíamos mencionado a las nuevas habitantes : la ansiedad y la angustia.

No sucede en todos los casos, no hay por qué alarmarse. En momentos claves de la vida: en la adolescencia, en viaje hacia tierras lejanas, en un cambio súbito de modus vivendi, o cuando se aborda un nuevo trabajo o una nueva relación sentimental, entre otras muchas, la sensación de soledad y vacío encuentran su asidero en tales cambios, como en aquellos días de aseo general en que la posición de los muebles cambia, o frente a la redecoración o remodelación de un lugar, en los que al principio todo se nos antoja desordenado y poco estético; siempre hay una suerte de impaciencia y de enorme expectativa ante "lo nuevo" , pero una vez terminado el trabajo de aseo o remodelación lo más probable es que el resultado satisfaga y la tortuosa espera del cambio definitivo puede ser avasallada por el deseo cumplido.

Contrariamente, en muchos casos el cuento no tiene un final feliz, ni un principio conocido, sólo se sabe de la existencia del nudo, del enredo, y entonces es menester apartarse de la lógica económica de la "mano invisible de David Ricardo" según la cual oferta y demanda se auto regulan. En nuestra mente, cuerpo y alma las leyes de mercado, la especulación, las mercancías no existen, entonces no esperemos a que nuestra condición anímica y emocional se regulen por sí mismas llegando a estabilizarse indefinidamente. Hay que actuar, sin apresuramientos y sin facilitarle las cosas a la ansiedad y a la angustia, pero con determinación, porque de diversas experiencias se colige que el vacío es uno de los principales indicadores de que al menos "algo" no está bien dentro del individuo ni dentro de la sociedad que individualiza cada vez más en vez de socializar.

Ante tal evento ¿qué hacer?, pues como en todo caso de emergencia, matener la calma, porque el terremoto emocional SI se puede predecir y prevenir. ¿A quién acudir? Lo ideal es acudir a psicoterapia, preferiblemente al psicoanálisis, pero como no siempre es posible acudir de facto ni, contar con los medios económicos ni con el servicio de seguridad social ( en tiempos neoliberales es posible que no se tenga seguro o que el servicio sea nefasto) es conveniente hablar en primera instancia con los seres más cercanos respecto de esas sensaciones aflictivas, porque el silencio suele ser cómplice de males mayores, y porque otras personas pueden brindar distintos ángulos de observación. Estos blogs ( valga la cuña) pueden ser excelentes espacios de escucha y de solidaridad, porque , cabe mencionar, que no siempre la persona es escuchada; algunas veces los seres más queridos, por desinformación o pre juicios atávicos, restan importancia a los malestares anímicos o emocionales, sumando al vacío y a la soledad las sensaciones de abandono e incomprensión.
También es preciso evitar tomar pastillas, calmantes o antidepresivos, así se publiciten como de "origen natural". El psicoanálisis no ofrece curas milagrosas e inmediatas pero sí se puede inferir que el hablar y escuchar alivian. Es menester recordar la frase de Freud:

"La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como lo son unas pocas palabras bondadosas".
Ahora bien, en un mundo donde los medios masivos de información (o desinformación) promueven incesantemente el egoismo, el individualismo, la frivolidad y la competitividad que a todos convierte en rivales, es factible que no todos estén dispuestos a hablar y escuchar con sinceridad y voluntad de ayuda, por falta de tiempo ( time is money) o porque están tan atrapados en su ego, que sólo reaccionan a las llamadas del consumo en fastuosos centros comerciales, en la televisión o en internet. En Colombia por ejemplo, cada vez son más frecuentes los centros residenciales donde conviven cientos y hasta miles de personas sin comunicación entre ellas; apenas si es posible observar uno que otro saludo prefabricado porque así lo exige la Constitución Política del Edificio, urbanización, etc. El vocablo "vecino" tiende a desaparecer de las mentes y las lenguas en estas tribus post-modernas y la "privacidad" y la "seguridad" hacen trizas la solidaridad.

Así que habrá que hallar al interlocutor indicado para explicarle esa experiencia tan poco explicable como es el vacío, para indagar al menos nombres de psicólogos serios y comprometidos con la recuperación del consultante y ayudas profesionales eficaces. No hay que olvidar que en el "new age" existe diversidad de pseudofilosofías que en vez de ayudar pueden confundir o alienar; hay que evitar en la medida de lo posible esas " modas terapéuticas", si bien no es prudente desestimarlas ipso facto. Si quien experimenta el vacío tiene FE en alguna doctrina religiosa ( no espiritista, superchera, tarotista, fatalista o demoniaca, o de esas donde todos gritan y se sienten poseidos - histeria masiva inducida-) es aconsejable que se aferre a su creencia sin olvidar que luego habrá de acudir a un servicio profesional terapéutico:
"Los seres que tienen fe(...) sólo se hacen unas cuantas preguntas en la vida y tienen la suerte de hallar siempre una respuesta clara y contundente que sumerge en el fondo del mar la duda y la desazón que arrastramos los demás , los que tenemos poca fe."
(Fragmento de: TAMERLÁN, del escritor colombiano Enrique Serrano)
Lamentablemente, por lo visto no hay un manual de primeros auxilios para insatisfacciones emocionales de causa desconocida en apariencia; el primer paso ha de ser buscar ¿qué hacer?. Encontrado el amigo, la novia, el novio, el esposo o esposa, el hermano o los hermanos indicados para hablar, ese interrogante será sin duda despejado mucho antes de lo que el ego de cada quien elucide. Lo que si debe estar claro desde que se sienten esos leves y transitorios vacíos es presumir que una pastilla no los llenará; es quien siente el vacío, con dirección profesional acertada, quién hallará los satisfactores indicados una vez conocida las causas de tal desazón.

Apunte final: Generalmente en el presente molestan conflictos ocultos del pasado, y ésta es una de las razones por las cuales es dificil avanzar. Los vacíos suelen ser la representación física y anímica de una carencia afectiva o de un maltrato olvidado; nadie puede volver al pasado a subsanar las grietas que generan un malestar actual , pero un memoria vívida, vitaliza y orienta hacia un bienestar futuro y hasta presente.

Foto: ffeunoequattro isomilleseicento por tuco-ct, de flickr

2 comentarios:

  1. Hola:

    Acabo de ver tu blog.

    Espero que visites mis blogs, son fotos de mi pueblo, de España y de Italia y Francia:

    http://blog.iespana.es/jfmmzorita

    http://blog.iespana.es/jfmm1

    http://blog.iespana.es/jfmarcelo

    donde encontrarás los enlaces de todos los blogs.

    UN SALUDO DESDE ESPAÑA.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario; de inmediato visitaré tus blogs. Un abrazo desde mi tórrida Colombia

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails