domingo, 16 de agosto de 2009

Adiós, Chino...

Mi amiga El Chino ya se fue; despegó en una burbuja de cerveza, abandonó su tinta y deshojó sus batallas. Ahora ella es lluvia serena que hace reaccionar mis tambaleos, piqueteando mis pasos lerdos, mientras bebo ficticiamente un brandy con choco-listo y leche condensada. Cada gota de letra llovida restalla fulminate, en un pozo con delirios, en un instante preciso de la conciencia, en la lúcida barbarie del duelo, en los cimientos destartalados del optimismo de folletín, en la muerte que se burla y en un par de amigos de muy mal humor. El sol brilla pero la lluvia no se evapora; va construyendo un piélago, la contraluz del cielo, para que sólo naveguen en la riqueza sonora de sus metáforas, barquitos de papel elaborados con páginas de cuadernos marrones; serán barcos rompetristezas, rompeamarguras, rompedepresiones, rompefalacias, rompeinjusticias, rompedetritus...
Chino, ahora será dificil hallarte en tu laberinto de palabras, pero seguirás escribiendo y en algún olvidado café sabremos leerte, lo que hiciste en este pasaje, y lo que has empezado a anotar en tu sino cósmico...

Construiría una pared de piedra

Chino◄►



Construiría una pared de piedra
Y lustraría sus zapatos al día siguiente,
Saldría con su vestido viejo
Y compraría una botella de licor,
Cigarrillos y compañía,
Pasaría la noche en alquiler
Y se retorcería de asco luego.
Antes de saltar, cortaría sus cabellos
Abandonaría el prozac y las decepciones
Y la amnesia del día siguiente,
Pintaría una sonrisa en sus labios
Y enjuagaría las lágrimas de sus ojos
Y en el ocaso se convertiría en ave,
Liberaría su alma, para después,
Chocar contra el techo de zinc de alguna casa.

Permanecer distantes,
sin creer que sea necesario
y convertirse en la presa del pánico,
demasiadas cosas dando tumbos
sobre las neuronas que aún quedan vivas.
Sacrificar los sueños para que no
nos despierte el amanecer plagado de mentiras.
Recordar los días que eren motivo de fiesta,
Un motivo para sonrerir,
Solo recuerdos y motivos para callar
para no decir esta clase de absurdos
Los hilos destrozados forman
agujeros en el horizonte,
Las esferas se alargan,
Todo es mas incierto
Y la esperanza insiste
En permanece a nuestro lado,
sometiendonos a su lento transcurrir.

Debajo de la tarde,
Perdido todo y negado todo,
Está roto el parabrisas
Y la sangre brota debajo de las llantas.
El pequeño homenaje a su torpeza
Y lo único que tenía merecido.
… la carga, la túnica y el sable,
dejar todo previsto y ascender,
convertirse un poco en verdugo
y un poco en victima.
El despertador suena,
el reloj marca las 9:30, es hora
de tomar un baño
Y dejar que la sangre fluya,
No valdrá de nada una
nueva transfusión.

Sin pretextos, palabras fueron tiempos, adioses.
La mentirosa manía de culpar a otros y
de licuarse el cerebro cada rayo de luz,
porque “debería” ó “hubiera”, no son absolutamente una mierda.
Seguramente sabe que la verdad no existe antes de morir.
Quedarse callado, desfigurarse la cara desconcertada.
Camina antes de que quieran clavarte al piso-
los recuerdos simples, que te pudren de odio.


Salir corriendo,
salirse de la ropa,
romperse la nariz
contra las piedras de la calle,
mientras los demás
continúan jugando con sus mentiras
Niña caprichosa
que quiere jugar
con sus juguetes abandonados,
para que llorar por su egoísmo.
Pedazo- pereza- pasaporte- picaporte-
Papel- parodia- pena- paradoja-
El piano suena,
los tonos altos de un montón de dedos.
No es necesario el formalismo,
Al fin y al cabo ya es hora de salir
Y las coincidencias tienen que aceptarse
Quierase o no,
Racionalizar demasiado te hace doler la cabeza.

( autor: Chino)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails